Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

08 enero, 2011

Meditando

A pesar de haber pasado casi dos meses, se puede decir que aún sigo marcado por lo acontecido con Laís. Con un suceso de semejante calibre no creo que pueda volver a amar en un largo periodo de tiempo. Lo que hizo conmigo fue monstruoso y ver que no muestra ningún signo de arrepentimiento me produce cada día más rencor.

Se puede decir que, desde que se destapó la verdad, vivo sin ningún tipo de motivación y que lo único que me da ánimos es intentar contactar con sus padres para decirles "Miren lo que ha hecho su hija". Poco ha poco he ido contactando con gente de su entorno, muy próximos a ella, y me aseguran que ella ya está pagando por lo que hizo. Pero no es lo mismo "pasarlo mal" que jugar con los sentimientos de una persona durante casi año y medio y sangrarlo económicamente. Recordemos que me hizo pensar que sería padre, que nos casaríamos y que yo lo era todo para ella. La realidad ya es bien conocida, se zumbaba a otro mientras recibía mi dinero.

Hay gente que me recomienda que la denuncie e incluso algunos saltan indignados al descubrir que aún no lo he hecho. Pero la verdad es que no creo que sirva para nada. Pese a que ella algún día pudiera conseguir un empleo, dudo que pudiera ser capaz de devolverme una ínfima parte de lo que me estafó y más si como he dicho antes no está arrepentida por sus actos. Además la justicia es terriblemente lenta, sobretodo si el afectado y el demandado están en países distintos. Aunque he de reconocer que más de una vez he pensado en desistir en el empeño de intentar contactar con sus padres y hacer lo que todos piden: ponerle una denuncia.

Uno de sus familiares me preguntó cuanto dinero invertí en ella. Al enterarse de la cifra me dijo "No tenemos tanto dinero". No es cuestión de dinero, y si lo fuera en todo caso no quiero dinero de un familiar. Ellos no tienen por que pagar por actos de Laís. Le expliqué que pasé quince meses viviendo una falsa relación y que eso tiene más valor que todo el dinero del mundo, puesto que el tiempo robado es imposible de recuperar.

Hay gente que pide que olvide y otra que afirma que mis deseos de vendetta demuestran que sigo siendo humano. En todo caso, haga lo que haga dudo que pueda llegar a ser saciado. Sólo el tiempo dirá. Eso sí, tarde o temprano contactaré con sus padres, es inevitable: Tengo demasiados datos encima e Internet acabará facilitándome los que me faltan... ya sea mañana, el mes que viene o dentro de un año.

4 comentarios:

  1. Yo sólo te deseo el mayor éxito en tu empresa, sea cual sea ésta. :)

    ResponderEliminar
  2. Tu lo has dicho, solo el tiempo dirá, lo has estado tomando de la mejor forma posible lo que habla bien de ti, ánimo y a buscar nuevos horizontes.

    ResponderEliminar
  3. ES DEMASIADO DIFICIL DESTRUIR UNA ILUSION Y MAS CUANDO ES TAN FRIA COMO LA TUYA, JSUTO HOY MI PADRE SE ENCARGO DE DESTRUIR TODA ILUSION QUE GUARDABA EN MI.

    ANIMO HERMANO AQUI ESTOY PARA LO QUE NESESITES!

    UN CYBER-ABRAZO ;)

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos por vuestro apoyo :)

    ResponderEliminar