Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

25 diciembre, 2010

Una falacia llamada pirateria

Recientemente Alex de la Iglesia denunció vía Twitter y Eskup la necesidad urgente de crear una ley para luchar contra la piratería: si no se prohíben las webs de descargas, la cultura morirá. Se trata de un mensaje que venimos recibiendo desde hace años: La piratería está matando la industria del cine. Lo gracioso del asunto es que actualmente las webs de descargas sí que están prohibidas en España.

No obstante antes de ponerme a parafrasear sobre leyes, quisiera remarcar un punto que mencionó Alex en el artículo de opinión que publicó anteayer en el diario ABC: "Me llamo Alex de la Iglesia y hago películas. Eso me define. Es mi trabajo. Mis películas no son buenas ni malas, son películas".

Una línea bastante poética que anda muy alejada de la realidad. Estamos en Diciembre de 2010 y el señor Alex ha estrenado Balada triste de trompeta, una película "donde la ira y la intransigencia imposibilitan el amor". Un film tan poco convencional que ha sido despreciada por el espectador. No obstante para Alex no es mala, puesto que para él las películas son solo películas, y si fracasa en taquilla no será por que nadie quiere pagar por ver a dos pallasos desfigurados pegándose ostias en El Valle de  los caídos. Será por culpa de la piratería. Es la explicación más lógica, ¿verdad?

Recaudación de los cines españoles en la última década.
Menos espectadores, más dinero: ¡¿W.T.F.?!

No hace falta ser muy listo para ver que, salvo excepciones, una buena película recauda más que una mala. A nadie se le ocurriría, a día de hoy, decir que clásicos como "12 monos", "El día de la bestia" o "Pulp Fiction" son sólo películas. Sus frases y escenas permanecen intactas en nuestras retinas. ¿Quién no recuerda a Sméagol de El señor de los anillos? ¿Quién no recuerda a Bruce Willis en la primera Jungla de Cristal? ¿Y quién no recuerda a Swaseneger en Depredador? Son películas por las que una persona va al cine. En cambio yo sólo volvería a ver Balada triste de trompeta en caso de haber sido pagado por ello o de haber sufrido una lobotomización.

Álex de la Iglesia en ABC: "Somos el segundo país con más piratería del mundo".
España ocupa el puesto 79 en el ratio de piratería en software. Fuente: nationmaster.com

Hoy en día, desde la democracia para ser exactos, no es legal lucrarse a través de material ajeno protegido por copyright y son bastantes las webs de descargas que han cerrado debido al mero hecho de incluir publicidad. Esto ha producido que actualmente sea casi imposible encontrar webs españolas de torrents o de descargas directas.

No obstante los tiempos se amoldan y ahorra dichas webs lo que hacen es facilitar enlaces a hostings de megaupload o rapidshare. ¿Esto qué significa? Pues que estas webs suben contenidos a hostings de terceros situados en el extranjero, los enlazan y sacan dinero a través de la publicidad. ¿Es legal? Bueno, es demandable por ser ilícito pero no está penado, puesto que no es lo mismo enlazar que hospedar y al final los jueces, con la ley en la mano, dan la razón al demandado.

Y así nació la enmienda 820, que buscaba que la industria pudiera actuar en los lugares donde los jueces les dan una patada: Si una web comparte enlaces protegidos con copyrights, que sea la industria quien decida cerrarla y no un juez. Bueno, para ser más exactos, los encargados de decidir si una web se cerraba o no iba a ser una comisión de expertos. Esta comisión estaría formada por representantes de la industria, del Ministerio de Cultura e incluso de asociaciones de internet y de notorios bloggers intelectuales. Suena a chiste, pero es real. Con esta enmienda se daba la paradoja de que el demandante fuera a la vez el juez, acción digna de una monarquía absolutista, pero no de una democracia. Pero conforme está redactada esa ley, no se perseguiría sólo a las webs de descargas: sería ilegal enlazar a canciones, imagenes o vídeos protegidos por copyright en tu blog, por ejemplo fácil de ver. ¡Ser penados por poner un link!

¿Se imaginan el poder cerrar el blog de un miembro de la oposición por que a su autor le dio por publicar un enlace de Youtube sin petición previa del autor? Pues con la enmienda 820 podría haber sucedido. Una escena escalofriante digna de Orson Welles. Nuestro amado Alex (por que pese a sus opiniones, es una persona digna y admirable) se excusa diciendo que, según se da a atender, la ley luchará exclusivamente contra las máfias de internet: pero los jueces y abogados no tienen por que pensar así: Para ellos A significa A y B significa B. Si la ley está mal redactada pues se reenvía al Senado y que la corrijan (que es justamente lo que ha pasado).

Esta parte es la que no asimilan las artistas. Por muy importante que sea su industria no se les puede dar un cheque en blanco para privar las libertades sociales de toda la ciudadanía. Ya pasó con los controladores aéreos: se les dieron tantos privilegios que por una epidemia de cuentitis aguda nos dejaron parado todo el espacio aéreo durante 24 horas, afectando a las vacaciones y a la economía de millares de ciudadanos.


No he pedido permiso a The Pinker Tones para enlazar este vídeo.
Esto hace que mi blog incumpla la enmieda 820, aún no aprobada.
Por cierto, pertenece a la banda sonora del FIFA 11.

2 comentarios: