16 años en Internet

26 abril, 2021

Sale a la venta NieR Replicant ver.1.22474487139... y 11 años más tarde aún no te has enterado de su historia

 
    El pasado viernes (23 de abril de 2021) salió a la venta “NieR Replicant ver.1.22474487139...”, una versión mejorada de la versión japonesa de Nier que salió para PS3 en 2010 (aka “Nier Replicant”) que anda a medio camino entre remasterización y “remake”.

    Según la prensa el sistema de combates ha sido rediseñado, pero un servidor lo ha jugado y no os esperéis una revolución: Los enemigos ahora parecen que tienen menos vida (o son más fáciles de matar), han reemplazado el doble salto de “papi Nier” por una especie de voltereta y ahora podemos lanzar magias a la vez que atacar (lo cual antes no era posible). Las texturas han mejorado (y mucho), los modelados han sido retrabajados, han modificado por completo el sistema de iluminación (luce genial), varios datos argumentales han cambiado (añadiendo incluso un final inédito a la obra original), las cutscenes lucen espectaculares (aunque cabe decir que ya lo eran en el título de 2010) y aún hay gente que dice que los cambios presentados no son lo suficientemente importantes como para considerarse un “remake”, excusándose en que el propio Yoko Taro (director artístico de la saga) lo ha calificado como una “versión mejorada” del título original. Y, para más inri, viene con subtítulos en castellano, algo que carecía el Nier original y que ayudará a más de uno a comprender la dificultad de la trama argumental. La verdad es que llevo un par de horas jugadas y es todo un gozo jugar a esta remasterización. Aunque bueno, actualmente me encuentro jugando ambos juegos: Al original en mi Xbox 360 (que ya me lo pasé en 2011) y a esta remasterización en mi Series X.

Tú también has llamado a las gallinas en la quest de buscar un huevo... Y lo sabes.

    En lo que confiere a la franquicia de Nier en sí, ésta se ha visto fuertemente revivida tras el excelentísimo “NieR: Automata” de 2017 que maravilló tanto a la crítica especializada como al público en general y que consiguió vender más de 5 millones de copias... Pero cabe recordar que el primer Nier pasó por nuestras manos sin pena ni gloria, con un triste 67/100 en Metacritic y que ni siquiera llegó a alcanzar el millón de copias vendidas (pero estuvo cerca). Desde el punto de vista de Square Enix, estamos ante un fiasco comercial y por eso sorprende encontrarnos ante semejante remasterización, puesto no se han limitado a poner 4 texturas y a subirle la resolución.

    Para haceros una idea del fiasco comercial que supuso el primer Nier, revistas como Hobby Consolas ni siquiera lo analizaron: De hecho, desde Hobby apenas le dedicaron 3 noticias en 2010 (año de lanzamiento del juego) y en una de ellas remarcaron que “en Japón, las listas de ventas de juegos suelen tener poco que ver con los gustos occidentales. Ejemplo de ello es que Nier se situó en los primeros puestos nada más salir en el País del Sol Naciente.” (mayo de 2010). En pocas palabras: La revista de videojuegos líder de España ni siquiera jugó en su día al Nier original. Y este mes le han otorgado un 88/100 a esta remasterización, remarcando que estamos ante “una experiencia única” y que “la jugabilidad ha mejorado una barbaridad” (lo cual es subjetivo, puesto que pese a haber mejorado, realmente han “parcheado” lo ya existente). Tampoco vamos a criminalizarlos, un servidor lo analizó en 2011 en este blog y lo destrocé. Básicamente hice una de esas entradas de las que hoy me avergüenzan volver a leer, en parte debido a no haber entendido nada bien la historia original y es bastante probable que os pase a vosotros también.

    Pero vamos al grano, muchos os estaréis preguntando: ¿Por qué esta remasterización no tiene al mismo personaje que vimos en 2010? ¿Dónde se ha metido ese “He-Man” que nos enamoró en PS3 y en Xbox 360? Bueno, digamos que cuando el juego se lanzó a la venta en Japón salieron dos versiones: Nier Gestalt (que es la versión que conocimos en Occidente, protagonizado por “papi Nier”) y Nier Replicant (que es la versión que salió para PS3 en Japón, protagonizado por “oni-chan Nier” y se trata del juego que nos acaba de llegar).

Cartel comercial de Nier (2010).

    Digamos que, durante la fase inicial de desarrollo de Nier el juego se planteó como la tercera entrega de Drakengard (no es un secreto que ambas IP compartan el mismo “lore”) y los directivos de Square Enix querían tomar a “God of War” como inspiración para hacer que la franquicia fuera más vendible en Occidente. Si os ponéis a rejugar al Nier original notaréis enseguida las referencias: Mucho aporrear botones, cambios de cámara, jefes finales de aupa y un guion donde ese personaje clónico de Kratos acaba siendo un padre que debe de enfrentarse a las adversidades para salvar la vida de su hija. Pero realmente el cambio respecto a Drakengard 1 y 2 era tan evidente que se acabó creando una franquicia nueva.

    ¿Pero por qué hacer dos versiones, una protagonizada por un “papi” cuarentón y otra por un adolescente? Simplemente al concepto de un “papi He-Man” no se le veía un tirón comercial en Japón. Para daros contexto, en la sociedad japonesa la figura del padre ahí es muy distante (en comparación con occidente) y ponerlo como un fortachón rozaba ya la parodia. Con esto, la imagen de un adolescente blanducho y estilizado que busca proteger a su hermana menor tiene más gancho en esos lares, por lo que se decidió hacer que el juego fuera protagonizado en tierras niponas por el “oni-chan Nier”. A eso hay que sumarle que “papi Nier” era un personaje impuesto desde “arriba”, hasta el punto que Square Enix llegó a pedir a Yoko Taro que parara el desarrollo de Nier Replicant (aka la versión “oni-chan”) y que se centrara únicamente en acabar Nier Gestalt (aka la versión “He-Man”).

    Yoko Taro se negó indicando que la cancelación de Replicant desmotivaría a su equipo y que esto impactaría retardando la salida de Gestalt. En pocas palabras, si hoy no tenemos a “papi Nier” en esta remasterización es porque se trata de un personaje que se creó aposta para que el juego vendiera más en Occidente y que cuando éste llegó a Occidente resultó ser un fiasco en ventas y en críticas. De hecho, como he mencionado antes, Hobby Consolas ni lo jugó.

    Mientras que, por otro lado, Nier Replicant fue todo un éxito en Japón vendiendo casi 60.000 copias en su primera semana. Es cierto que al final la versión “Gestalt” vendió casi el triple, pero la regla de tres está ahí: 200.000 copias en japón (un sólo país y contabilizando sólo la versión para PS3) vs 600.000 copias en dos continentes (Europa y América y lanzado para dos consolas). Os pueden parecer muchas copias vendidas, pero empresas como Square Enix o Capcom ni se plantean sacar a la venta un juego si no estiman ventas de un millón de copias como mínimo y la reflexión está ahí: ¿Por qué apostar por un personaje creado para Occidente si Occidente no lo apoyó?

    Pese a ello recientemente Yoko Taro hizo el siguiente anuncio: Si este nuevo “Nier Replicant” vende aproximadamente la mitad que “Nier: Automata” (es decir, 2.5 millones de copias) se considerará el poder añadir al personaje de “papi Nier” (sin especificar cómo, pero dando a entender que como DLC o actualización). Ojo, no es una promesa, se habla de “considerar”.

    Todo lo que he escrito parece muy bonito, pero volviendo al título original de la entrada: ¿Vosotros sabéis de qué trata Nier? ¿Conocéis la historia que hay detrás de este juego? Lo pongo en duda. Para empezar, Nier está hecho para que desconozcas su “lore”, porque absolutamente todo está descrito desde el punto de vista del protagonista, el cual es un inculto que se encuentra en un mundo postapocalíptico y donde absolutamente nadie ha salido de su pueblo. Esto se aprecia rápidamente en las primeras horas de juego o incluso en los mapeados, donde los lugares aparecen con referencias simples: “La chatarrería”, “La biblioteca”, etc. Empiezas sin contexto alguno, sabes que estás en el futuro pero te encuentras con una sociedad feudal.

    Y segundo, dudo que conozcáis la historia detrás de Nier porque los mundos de Nier y Drakengard están llenos de multiversos sin conexión aparente y jugar a los juegos no es suficiente para conocer todas las tramas o eventos sucedidos en el mundo de ambas franquicias. Como sabéis, todos los juegos de Drakengard y Nier tienen varios finales y ninguno de ellos puede considerarse un “final bueno”, hasta el punto de que existen finales alternativos descritos en novelas que ni siquiera han sido publicadas en Occidente y que para más inri se consideran como canónicos.

    Por poneros un ejemplo, el juego de Drakengard 3 (que se trata de una precuela) cuenta con 4 finales… Pues resulta que ninguno de ellos lleva directamente al primer Drakengard: El vínculo entre ambos está en un quinto final descrito en la colección de novelas “Drag-On Dragoon 3 Story Side”, concretamente en la novela del hermano de One.

    Otro ejemplo lo tenemos con Drakengard 1 y 2, donde ninguno de los cinco finales del primer juego vincula con la secuela (de hecho, el final A lleva incluso a otra novela que narra eventos argumentales totalmente distintos de los acontecidos en Drakengard 2), sino que hay que leerse la guía “Dragon-On Dragoon 3 Complete Guide” para descubrir la existencia de un final F que ni siquiera está en el juego. No sé si habéis jugado al primer Drakengard, pero es una tortura: Para conseguir todos los finales debes de conseguir todas las armas, las cuales se desbloquean con misiones secundarias no descritas en ningún sitio (del palo: “pásate este nivel sólo con magias”, o “no dejes que te toquen los enemigos en este nivel”). Imaginaros la cara de algún fanático de Drakengard que se habrá hecho un centenar de horas para ver todos los finales y descubrir que “el verdadero final” que lleva a la secuela no está en dicho juego… si no que sale referenciado en una guía vendida únicamente en Japón.

    Bueno, pero todo esto da igual, no es que sea imprescindible que conozcas todo el “lore” de Drakengard para entender la historia de Nier y de hacerlo necesitaría dos semanas enteras únicamente para escribir dicha entrada: Basta con que te quedes con el prota del primer Drakengard y con el final E de dicho juego. Ese título estaba protagonizado por Caim, un príncipe de un reino destruido por los dragones situado en Europa (continente llamado “Midgar” en su mundo) y que en 1099 estando a punto de morir decide hacer un pacto de sangre con Angelus (un dragón rojo). En el final E, Caim se encuentra volando en lomos de Angelus y son teletransportados a Tokio del 12 de junio de 2003 (vamos, que cambian de continente y época) para enfrentarse a la Queen Beast (también conocida como la “Reina Grotesca” o “Madre Ángel” y que además se especula que es Zero, la protagonista de Drakengard 3), un monstruo gigantesco con forma de mujer que lanza ataques sonoros.


La "Reina Grotesca" teletransportándose al Tokio de 2003.
 
 
    Tras el combate, la gigantesca “Reina Grotesca” acaba desintegrándose en millones de moléculas mientras que la fuerza aérea japonesa derriba a Caim y Angelus y éste último acaba empalado en la torre de Tokio (no es broma, este es el final que nos lleva a Nier).

    El gobierno japonés ocultó el incidente intentándolo hacer pasar por un ataque terrorista y trasladó el cuerpo del dragón a un laboratorio para investigarlo. A finales del 2003 una extraña enfermedad, con una letalidad del 100% y bautizada como “síndrome de cloración blanca”, empieza a manifestarse en los habitantes de Shinjuku (el área de Tokio donde se desintegró la “Reina Grotesca”): Los infectados se vuelven tremendamente violentos y al cabo de un tiempo su cuerpo se calcina. Dicha enfermedad se expande rápidamente por Tokio y el gobierno acaba creando en octubre de 2004 el muro de Jericó, un muro que hace de frontera entre Shinjuki y el resto de Tokio.

    Todo parece estar bajo control durante un par de meses, pero algo extraño pasa en diciembre y se rompe toda comunicación con el interior del muro, sin aclararse qué ha pasado. Cuatro años más tarde (febrero de 2008), el muro de Jericó cae al ser destruido por unas bestias salvajes bautizadas como “legiones” y comandadas por un ser apodado “Ojos rojos”, debido al color que irradian sus ojos.

    Aquí hago una pequeña pausa, porque oficialmente no está confirmado, pero todo parece indicar que la persona que controla a las “legiones” es el mismísimo Caim. Para poneros en contexto, en el universo de Drakengard había una enfermedad conocida como “Ojos Rojos” que vuelve a sus víctimas extremadamente violentas y pudiera ser que Caim hubiera caído bajo el poder de los Watchers o que hubiera sido maldecido por la “Reina Grotesca”.

    Volviendo a la historia canónica, antes de acabar 2008 casi la totalidad de Japón acaba siendo infectada por esta enfermedad y se produce un éxodo masivo de la población… pero por desgracia toda la comunidad internacional cierra sus fronteras con el territorio nipón abandonando a su suerte a la población. La desesperación del gobierno japonés es tan fuerte que se aprueba la intervención militar americana y el 6 de agosto del año 2009 se lanza un ataque nuclear contra Shinjuku… Lo cual sólo hizo agrandar el problema. Para poneros en contexto, la enfermedad estaba siendo causada por las partículas dispersas de la “Reina Grotesca” (cosa que los investigadores aún no sabían) y la explosión nuclear hace que dichas partículas de dispersen por el aire, produciendo que en enero de 2010 la enfermedad se materialice en la costa china: La epidemia se transforma en pandemia.

    En junio de 2010 los científicos que estudiaban el cuerpo de Ángelus (el dragón), confirman la existencia de las partículas “maso” (para entendernos, los restos de la “Reina Grotesca”), se confirma que esas partículas son la causa de la pandemia y se confirma también la teoría de la divergencia entre mundos (vamos, que “Angelus” y la “Reina Grotesca” vienen de otra dimensión). Los restos del dragón son robados (se desconoce la autoría del robo), pero la investigación sobre las partículas “maso” prosigue y en 2014 se da a conocer el “Project Gestalt (¿os suena ese nombre?) que busca separar y posteriormente reunir el alma del cuerpo de un ser humano como posible solución al “síndrome de cloración blanca”; También consiguen superar la ley de la conservación de la masa, es decir, se consigue crear “algo de la nada” y lo bautizan como “magia”.

    En 2016 se crea la “Hamelin Organization”, un grupo armado especializado en combatir “legiones” y que está compuesto por militares de todo el mundo a los que se les suministra una droga conocida como “Luciferase” y que sirve para retardar los efectos del “síndrome de cloración blanca” además de mejorar las cualidades físicas de quien lo consume. Debido a que la droga no es tan potente en adultos, los candidatos a reclutar acaban siendo adolescentes. Por su parte el gobierno japonés crea en 2018 la “National Research Weapons Laboratory”, un laboratorio militar centrado en crear armas humanas basadas en partículas “maso”.

    En el año 2025 se crean los primeros replicantes (aka “replicants”, ¿os suena el nombre?). Se trata de cuerpos fabricados con material genético de un “gestalt” (en cristiano: “donante de alma”). Y con esto tenemos ya los dos conceptos más importantes para entender a Nier: Los “gestalts” (o almas) y los “replicants” (o recipientes). Para que entendías: La idea es poder separar tu alma al cuerpo y poder almacenarla en algún sitio mientras que tu cuerpo pueda ser fabricado a posteriori, para más tarde poderle inyectar el alma.

    En el año 2026, el arma experimental japonesa nº 6 (aka “Halua”) pierde el control y es comido por el arma experimental japonesa nº 7 (aka “Emil”). Esto hace que el gobierno japonés se replantee la experimentación de partículas “maso” con humanos y decida aparcar el proyecto.

    En 2030 es asesinado en Jerusalén el famoso “Ojos Rojos” (jefe de las legiones, que un servidor piensa que es Caim) y las bestias empiezan a caminar de forma errática, sin control aparente. Aún con su muerte la pandemia, que sigue sin contar con cura alguna, sigue imparable. Para entonces la humanidad se ha reducido a unos 800 millones de habitantes y las diferencias entre ricos y pobres resulta abrumadora.

    En 2032 se anuncia al mundo el proyecto de Gestalts/Replicants y se vende como la solución perfecta para solucionar la pandemia: Almacenamos todas las almas de humanos que se pueda y cuando la pandemia pare los despertamos aplicándoles nuevos cuerpos. En este punto se crean diferentes androides, encargados de supervisar el mundo para luchar contra las legiones, erradicar las células “maso” (con el fin de parar la pandemia) y asegurarse de que se cuenten con suficientes replicantes para cuando las almas vuelvan a despertar. Ahora bien, el proceso de “gestaltlización” es sumamente costoso y sólo la gente adinerada puede permitírselo.

    En el año 2033, se consigue insertar Gestalts (almas) en grimorios, necesarios para poder reunir las almas a los replicantes. Los primeros son Noir y Weiss, pero acaban creándose otros once. La investigación del Project Gestalt llega a la conclusión de que los humanos “gestalizados” (es decir, las almas sin su cuerpo) tenderán a perder la cordura y se volverán violentos con el tiempo, a no ser que se extraiga “maso” de un “gestalt” que los estabilice, bautizado como “gestalt original”. Para hacerlo todavía más difícil, se descubre que el único grimorio que puede estabilizar al resto de “gestales” es el grimorio Noir.

    Verano del 2049, Londres: “Papi Nier” se encuentra acorralado mientras defiende a su hija Yonah y acaba haciendo un pacto con Noir para ser el “Gestalt original”. Por su parte Yonah, que sufre del “síndrome de cloración blanca”, decide hacer un pacto con el grimorio Endia… pero la “gestización” de Yonah fracasa y ésta queda durmiente durante unos mil años. Y así empieza el Nier que hemos conocido en Occidente.
 
El Big Ben de fondo al inicio de Nier Gestalt.


    Verano del 2053, Tokio: “Oni-Chan Nier” se encuentra acorralado mientras defiende a su hermana Yonah y acaba haciendo un pacto con Noir para ser el “Gestalt original”. Por su parte Yonah, que sufre del “síndrome de cloración blanca”, decide hacer un pacto con el grimorio Endia… pero la “gestización” de Yonah fracasa y ésta queda durmiente durante unos mil años. Y así empieza Nier Replicant, la versión que los japoneses conocieron para PS3.



    Y aquí viene lo interesante (spoiler importante): Como sabéis, el “gestalt original” pasa a ser el jefe final del juego: Nier permanece despierto durante miles de años en su forma “gestalt” y se le va extrayendo “maso” para estabilizar al resto de “gestales”. Con el tiempo va perdiendo la cordura y volviendo cada vez más violento hasta hacerse conocer como el famoso “Shadow Lord”. Como habéis leído antes, “Papi Nier” y “Oni-Chan Nier” son “gestales orginales” de épocas y lugares distintos… pero al ser los dos juegos canónicos y al existir sólo un grimorio Noir, sólo cabe una explicación posible: Los juegos Nier Gestalt y Nier Replicant se producen en multiversos distintos (en contra de la creencia popular de que se encuentran en el mismo universo, pero en épocas o iteraciones distintas, teoría que hasta la fecha Square Enix nunca ha desmentido).

    Otro punto que demuestra que el juego de “Papi Nier” y el de “Oni-Chan Nier” suceden en multiversos distintos viene del propio inicio del juego, el cual empieza con un escenario nevado en pleno verano, pero en ciudades distintas. El problema es que lo que ve el jugador no es nieve: Se trata de la sal de la gente que ha muerto por el “síndrome de cloración blanca” dentro del muro de Jericó, por lo que es altamente probable que en el universo de Nier Gestalt todos los eventos ocurridos hasta ahora en Japón hayan ocurrido en el Reino Unido, siendo Londres el epicentro de la pandemia y la zona del parlamento/Big Ben donde Caim se enfrentó con la “Reina Grotesca”.

    En el año 2.764, los androides que supervisan el mundo, descubren que los replicantes empiezan a tener consciencia propia y que empiezan a formar culturas por el tercer milenio, llegando a alcanzar un modo de vida feudal.

    Año 3.276: Un replicante, guiado por una leyenda, viaja a Jerusalén para intentar revivir a un ser querido. Tras el ritual su amada revive, pero con los ojos de color carmesí. Se trata de “Ojos Rojos”, que toma el control del cuerpo de chica y se erige como nueva comandante de las legiones. Su reinado dura unos 11 años, puesto que los androides consiguen matarla en 3.287.

    En 3.288 se da por “purificado” el mundo, libre de legiones, de partículas “maso” y de la pandemia del "síndrome de cloración blanca". Los “gestales” pueden volver a sus cuerpos, no obstante, los replicantes, que ahora cuentan con consciencia propia, rechazan a los “gestales” : Los ven como a monstruos, no entienden el idioma que hablan y los bautizan como “sombras”. Con el paso de los años, los primeros “gestales” que no consiguen recuperar sus cuerpos enloquecen y se vuelven extremadamente violentos… dando lugar a los famosos monstruos que pueblan el mundo de Nier. Por su parte, los replicantes descubren una nueva enfermedad, conocida como “garabatos negros” (aka “black scrawl”), una dolencia causada por el mal funcionamiento del “gestalt” pertinente de cada replicante.

    Año 3.361: El replicante “Papi Nier” busca curar a su hija y se alía con Kainé (una replicante poseída por el “gestalt” de Tirannt), Emil (un “gestalt” transformado en arma militar) y el grimorio Weiss. La trama se centra en la búsqueda del grimorio Noir tras seguir las pistas de Pópola y Dévola, androides que realmente buscan la unión de Weiss con Noir para “restaurar” la humanidad.

    Año 3.465: El replicante “Oni-Chan Nier” busca curar a su hermana y se alía con Kainé (una replicante poseída por el “gestalt” de Tirannt), Emil (un “gestalt” transformado en arma militar) y el grimorio Weiss. La trama se centra en la búsqueda del grimorio Noir tras seguir las pistas de Pópola y Dévola, androides que realmente buscan la unión de Weiss con Noir para “restaurar” la humanidad.

    Ambas historias comparten exactamente la misma trama, mismos eventos y diálogos. Existen pequeños matices, por ejemplo, al poco de empezar el juego “oni-chan Nier” tiene que ir a la biblioteca a hablar con Pópola y propone a Yonha traerle un libro de ahí, mientras que en el caso de “Papi Nier” es Yonah quien le exige que le traiga un libro. Aún así, quitando los matices o el movimiento de ambos personajes (“papi” tiene doble salto, mientras que “oni-chan” cuenta con una voltereta aérea), ambos juegos son en un 99% idénticos. La historia de Nier cuenta con varias iteraciones, donde a cada vez que vencemos al “Shadow Lord” se van desbloqueando nuevas variaciones de historia y revelaciones de trama.

    Nada más empezar el juego, en la primera mazmorra, ya vemos el primer evento que no cuadra y del cual el jugador no es consciente: Cuando Nier conoce a Weiss realmente estamos presenciando al grimorio preparando el ritual para inyectar al “gestalt" de Yonah en el cuerpo de su replicante y no es de extrañar que después de ese ritual la enfermedad de Yonah empeore, al fin y al cabo, hace falta contar con el grimorio Noir para acabar el proceso.

    El final “D”, se considera como el canónico que lleva a la novela “The Lost World” y que sirve de antesala para “Nier: Autómata”. En este final, Nier replicante vence al Nier “gestalt”, pero hace un pacto con Tirant para salvar a Kainé y muere borrándose todos los recuerdos sobre su existencia. Durante los sucesos narrados en “The Lost World” se explica el proceso de autodestrucción de la fábrica de “replicantes” tras la desaparición del “gestalt original”, a la par que Kainé encuentra a un nuevo replicante de Nier. Por otro lado, se presupone también que los replicantes morirán también por la enfermedad de los “garabatos negros”, debido al deterioro que sufrirán todos los “gestales”. Además, según la historia canónica, en el año 4.198 morirá el último “humano”, quedando Emil como único “gestalt” vivo y dando paso al prólogo de “Nier: Autómata”, donde Emil creará 85 millones de copias suyas para enfrentarse a una invasión alienígena.

    Y ahí está la gracia de la obra de Yoko Taro, puesto que todo Nier gira alrededor de “¿qué es un humano?”. Los replicantes son androides fabricados, pero crean conciencia propia; Los “gestales” son las almas originales de los humanos, pero carecen de cuerpo y encima acaban convirtiéndose en bestias. Por otro lado, la humanidad se ha extinto, pero en “Nier: Autómata” (spoiler) Emil sigue vivo y pese a no tener cuerpo humano es un “gestalt”. ¿Podemos considerar los clones de Emil como “humanos”?

 

----- Bonus 01/05/2021 -----

    Quisiera compartiros un par de detalles en los que no había caído mientras escribía la entrada.

    Primero es que, si os fijáis en el inicio de Nier, las primeras sombras que vemos (en la primera misión de recolectar lana y que se encuentran cerca de la entrada del pueblo) no nos atacan. Tampoco lo hacen las sombras que hay en la sala donde encontramos a Yonah en el primer templo, hasta que despertamos a Weiss… Pero en ambas ocasiones la reacción del jugador nada más verlos es de atacarles porque sobreentiende que son enemigos: Son monstruos, hay que matarlos... Incluso si no nos atacan.

    Y lo segundo es que ya he visto el nuevo final que se ha añadido en Nier Replicant ver.1.22474487139... Y jolines, esto hace replantearse la línea temporal de toda la saga. No os haré spoilers (sois libres de pasaros el juego o de ir directamente a Youtube y buscar “Nier Replicant final E”), pero digamos que hasta la fecha se consideraba Drakengard 3 como el inicio de todo. Con este final todo cambia, porque estaríamos ante una precuela de Drakengard 3, haciendo que Nier Replicant se sitúe como el primer juego en la línea temporal y “Nier: Automata” en el último.

    ¿Pero cómo podemos explicar esto? ¿No se supone que en el final E de Drakengard viajábamos al futuro? Bueno, ahí está la gracia: Sabemos el año y la localidad donde se teletransportan Ángelus, Caim y la Reina Grotesca, pero nunca se dice realmente que Caim viaje al futuro. De hecho, viendo el final E de Nier Replicant yo entiendo que Caim y la Reina Grotesca viajaron al pasado.

    Y ahí está la magia de Yoko Taro y su debate sobre qué podemos considerar humanos. ¿Son los humanos que vemos en Drakengard replicantes? ¿Replicantes sin “gestales”? Nos hará falta otro juego o alguna novela para que se aclare todos los agujeros y revelaciones que trae este nuevo final.

 

----- Actualización 04/05/2021 -----

    Habréis notado que he tachado parte del texto del bonus. Esto es debido a que interpreté mal el final "E" de Nier Replicant. Se trata símplemte del final descrito en la novela “The Lost World”, el cual resulta ser una continuación del final "D". Y la flor gigante se trata de una lágrima lunar y no de la flor maldita de la serie Drakengard

 
Bibliografía:

12 abril, 2021

Youtuber podría causar una inflación del precio de los juegos retro en España

    El youtuber con más seguidores de España (y sexto a nivel mundial en habla hispana), El Rubius, ha anunciado recientemente que quiere montarse un cuarto “retro” y en un directo ha anunciado sus primeras adquisiciones: Una consola Nintendo 64, una Super Nintendo, una NES… todas ellas con su caja original.

    Además, ha presentado varios de los juegos que acababa de comprar, entre ellos el Pokémon Stadium y Snap, Super Smash Bros, Harvest Moon, Ocarina of Time, además del set de imprescindibles de la GameCube: Wind Waker, Smash Bros Melee y Sunshine… todos ellos con caja y en versión española. Un lote bastante completito para un iniciado en el “retro” que sólo se ha visto empañada con una “repro” (cartucho no original) del Zelda de SNES (nota: No busco criticar, un servidor tiene varias).

    Un youtuber experto en el sector del retro, VirtuaNestor de SpineCard, remarca que El Rubius ha tenido un buen arranque a pesar de que podría haber hecho compras en mejor estado para el dinero que se supone que tiene: “Cuando empezamos todos a hacer nuestra habitación retro, no fuimos tan existentes como ha sido ahora El Rubius comprando esos artículos”.

    Hasta aquí todo normal… Todos tenemos derecho en gastar el dinero en lo que queramos y además cuando mostraba los juegos se podía apreciar la ilusión en su cara. El problema es haber hecho pública su decisión: El Rubius tiene casi 40 millones de subscritores en Youtube, casi 9 en Twitch y sus directos pueden ser vistos perfectamente por unos 80.000 usuarios simultáneos… y sin ir más lejos, el directo donde hace el unboxing de su lote de juegos retro lleva ya 1,7 millones de visualizaciones en apenas 4 días.

    Bruno Sol, reportero con indiscutible experiencia en la prensa del videojuego, se alegra a través de su cuenta de Twitter de la nueva afición del célebre youtuber: “Sólo espero que no se quede en Nintendo o Sega y vaya mucho más allá. (…) No os pongáis en lo peor, leches. Os lo dice un pesimista de pro. Todo lo que sea divulgar y reivindicar el pasado de los videojuegos, BIENVENIDO SEA.”

    No obstante, debido al poder de alcance que puede tener alguien como El Rubius, los coleccionistas de los juegos retro tienen miedo de que la inflación de precios se dispare. Sólo por estadística, un porcentaje de seguidores de El Rubius acabará imitando sus pasos y debido que su número de seguidores es alto, resulta probable que en las próximas semanas, o meses, el precio de los juegos retro se dispare bastante en España.

    Según VirtuaNestor: “Es evidente que sí (que va a subir el precio de los juegos retro). El Rubius tiene un alcance impresionante, 60.000 personas en directo vieron esto y esto hará que más gente se interese por lo retro, le dará más publicidad al retro y lógicamente subirá (el precio), es de cajón.”