Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

08 octubre, 2011

Fallece Steve Jobs (IV)

Hijo de una madre soltera fue dado en adopción bajo la condición de que sus nuevos padres tuvieran estudios universitarios. No obstante, los padres seleccionados le rechazaron "por no ser niña" y acabó en siendo adoptado por una familia humilde, sin estudios, a condición de que el día de mañana le pagaran unos estudios universitarios.

Los padres cumplieron su promesa y gastaron todos sus ahorros para que Steve pudiera estudiar en el  Reed College de Portland (Oregón). Ahí conoció al que sería más tarde el primer empleado de Apple (Daniel Kottke) y a Bill Fernández (el vecino del que sería más tarde su mejor amigo, el genio Stephen Wozniak). No obstante Steve tenía un problema que a día de hoy siguen teniendo muchos de nuestros jóvenes... No le gustaban sus estudios, así que al finalizar el primer semestre decidió abandonarlos. Realmente no dejó la universidad, símplemente continuó yendo a las clases que le interesaban en categoría de oyente. No le culpo, hay que recordar que entonces la ingeniería informática, como tal, no existía. También hay que remarcar que Steve pasaba por apuros económicos, hasta el punto de tener que recurrir a reciclar latas de cocacola para poder pagarse la comida o de asistir al templo local de los Hare Krishna para poder comer gratis.

Un año más tarde empezó a trabajar como técnico en Atari. Las malas lenguas dicen que era tan "perroflauta" que le asignaron al turno de noche para ocultar su mal olor corporal. Pero Steve no estaba en Atari para revolucionar la industria de los videojuegos, su idea era clara: Ahorrar dinero para costearse un viaje a la India, junto a su colega Daniel Kottke, para así poder visitar a Neem Karoli Baba.

Mientras tanto Stephen Wozniak se encontraba haciendo un ordenador casero en el garaje de su vecino, Bill Fernández. Pero su adicción a la cerveza produjo un incendio en el local y por propiedad transitiva la posterior prohibición de los padres de Fernández de "volver a jugar" con Wozniak. Pese a ello, la genialidad de Wozniak le acabó reportando un empleo estable dentro de Hewlett Packard.

A su regreso de la India, Steve volvió a su anterior empleo como técnico de Atari. Una de sus primeras tareas fue optimizar la placa base de la recreativa Breakout (el popular Arkanoid). Básicamente le ofrecían unos cien dólares por cada chip que se eliminara del prototipo inicial, así que decidió volver a entrar en contacto con Stephen Wozniak para intentar pegar un braguetazo. Steve mintió a Wozniak diciendo que irían a medias y que Atari sólo le pagaría $700. Finalmente la realidad es que Woznicak recibió $350 mientras que Steve se endosó casi 5.000 dólares. Pese a semejante braguetazo, el diseño de Wozniak resultó ser demasiado complicado para ser reproducido (la optimización requerida para eliminar 50 chips era demasiado bestial) y su modelo acabó siendo descartado.

Este sería su primer trabajo en común, pero no el único. Con el dinero que iban ahorrando en sus puestos dentro de Atari y HP, comenzaron a elaborar un ordenador casero en el garaje de Jobs. En 1976 crearon el "Apple I", el cual es considerado por muchos el primer ordenador personal. Pero había un problema, Hewlett Packard es una "fábrica" de patentes y el contrato de Wozniak obligaba a presentarles todos sus inventos. Por suerte para ambos, los jefes de Wozniak se rieron de él al ver su cachibache: "¿Para qué quieren las personas normales utilizar un ordenador?". Probablemente este fue uno de los errores más grandes en la historia de Hewlett Packard.

Gracias a este descarte, Job y Wozniak ya podían decir que eran 100% dueños de su producto. Cierta mañana Steve acudió a la Universidad de Berkeley para dar a conocer su "Apple I". Consiguieron un gran impacto entre los nerds y se pusieron a vender ordenadores como churros. Su sociedad se quedó pequeña y empezaron a contratar a sus amigos para elaborar más ordenadores en el garaje de Steve: Había nacido Apple Computers.

Vendieron unas 150 unidades de aquel modelo a un precio de $666'66 (idea de Wozniak, un fanático de los números repetidos). Estamos hablando de que en 1976 una pequeña empresa de amiguetes estaba facturando casi $100.000 en ordenadores. Siete años más tarde Steve Jobs se convirtió, con 27 años, en el millonario más joven de la historia de Estados Unidos.

Steve Jobs presenta el Macintosh, 1984

Hablar de Steve Jobs es hablar del sueño americano. Pocos conocen que en lo personal era el típico "jefe cabrón" y también un negociador extremadamente duro y prepotente. A pesar de ello era considerado un hombre modelo: Un triste pasado, una alimentación vegana, una persona que hizo frente al cáncer y un CEO con un salario de tan sólo $1 al año. Sí señores, habéis leído bien, un dólar al año. Cuando en 1996 volvió a ser presidente de Apple, propuso que todos los directivos se bajaran el sueldo para poder sobrevivir a la quiebra. Entonces era dueño mayoritario de Píxar y posteriormente lo fue de Disney, por lo que podía vivir muy cómodamente con el sólo hecho de ganar dinero con los dividendos de sus acciones.

No inventó el iPhone, ni el iPad, ni la nube... Pero hay que tener presente que, en sus quince años como CEO de Apple, ha transformado una empresa en quiebra en la marca comercial más valiosa del mundo. Puede que no sea Von Neumann, pero no se puede negar que se trataba de un showman, un maestro de los braguetazos y desde luego un ser inigualable. Es el Cid Campeador de la informática, alguien que incluso muerto está dando publicidad gratuita a Apple en todos los medios de comunicación.

2 comentarios: