Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

05 diciembre, 2011

El primer ministro valón en 37 años

Tras 537 días con un gobierno en funciones, a falta de sorpresas de última hora, todo apunta que Elio Di Rupo será el próximo primer ministro belga. Valón de 59 años, viste siempre con una pajarita roja y es un gran dialogante, de esos que lucen "talante".

Elio Di Rupo, siempre vistiendo con pajarita.

Desde 1974 todos los presidentes belgas han sido flamencos. El último primer ministro valón fue Edmond Leburton y gobernó durante los años 1973 y 1974. Formó un tri partito y fue duramente criticado por no saber hablar flamenco. Di Rupo, aparte de dominar el francés y el italiano como lenguas maternas, tiene nociones básicas de flamenco, lo cual le ha permitido tener un trato personal con la gran mayoría de sus rivales. Sin duda sus conocimiento del dialecto flamenco han resultado ser una de las claves que le ha permitido formar un gobierno compuesto por la friolera de séis partidos políticos.

No obstante, Di Rupo no sólo será el primer valón que ocupará ese puesto en 37 años, también será el segundo presidente gay que gobernará un país occidental. No, no es ningún chiste o insulto, en 1996 reconoció su homosexualidad y este dato no impidió que se convirtiera en 1999 en el presidente del Partido Socialista de Valonia. Por cierto, el primer presidente gay es la islandesa Jóhanna Sigurðardóttir.

De hecho, lejos de perder votos, ha conseguido levantar su partido hasta cotas jamás imaginadas, consiguiendo en las últimas elecciones el mayor número de votos obtenidos en la historia del partido y convirtiéndose en la segunda fuerza política más votada en las elecciones de 2010. El problema está en que esas elecciones las ganó el partido separatista "Nueva Alianza Flamenca", los cuales tienen casi imposible formar un gobierno debido a la crispación política existente entre valones y flamencos.

"Esto no es un país", foto: theclinic.cl

En mayo de 2010 Bélgica se encontraba en la cresta de la ola de la crisis económica, la cual empezó a producirse en 2007. La tasa de paro se disparó al 8,7% y el PIB llevaba varios años seguidos en números rojos. Pero la crisis económica se vivía de forma diferente en cada federación, dando lugar al conocido hito de "el valón vago". Este hito viene porque los impuestos belgas son altísimos y la tasa de paro de Valonia, por lo general, suele duplicar a la de Flandes o a la de Bruselas. En pocas palabras, los separatistas flamencos se quejaban de estar pagando con sus impuestos el paro de los valones, los cuales (según esta ideología) se aprovechan de que el paro es indefinido en Bélgica.

No es ningún secreto que Flandes es el motor económico de Bélgica, por lo que el mensaje separatista caló fuerte en el populacho y el resultado es que el joven partido "Nueva Alianza Flamenca" ha acabado convirtiéndose en la fuerza más votada de Flandes, dejando malherido al partido del primer ministro saliente, el democrata cristiano flamenco Yves Leterme.

Realmente es un dato anecdótico puesto que en Bélgica, a diferencia de España, no existe el bipartidismo y buena prueba de ello es que la "Nueva Alianza Flamenca" ganó las elecciones con tan sólo el 17% de los votos. Pero aunque sea anecdótico, no significa que sea inofensivo: Cabe recordar que debido a la crispación política, la Radio Televisión Belga Francófona sacó en 2006 un falso avance informativo donde notificaban que Flandes acababa de conseguir la independencia de forma unilateral, al más puro estilo Orson Welles. Para elaborar el simulacro emplearon la maquetación original y el presentador oficial de los informativos de la RTBF y se retransmitió en horario de máxima audiencia. El resultado fue tan creíble que muchos medios occidentales dieron la noticia como real.


Pese a ello, el discurso nacionalista va perdiendo fuelle, debido en gran parte al malestar ciudadano con los políticos (incapaces de haber formado un gobierno en 537 días) y a la gran recuperación económica que está sufriendo el país. Esta recuperación a priori parece debida al anarquísmo presupuestario: sin recortes no sólo el país no se ha ido a freír espárragos, si no que está recuperando los niveles económicos de 2001, con una tasa de paro que se ha reducido hasta el 6,6% y un PIB del +2,2%. En definitiva, el nuevo primer ministro se va a encontrar un país que está resurgiendo de sus cenizas y que por fin ve algo de luz al final del túnel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario