Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

18 junio, 2012

Hipotecados

El Gobierno nos ha metido en un rescate económico de 100.000 millones de euros, pero no se atreve a llamarlo rescate porque ese dinero va destinado a la banca. Lo que no se atreven a comentar, es que usando el mismo rasero tampoco son "rescates" varios de los préstamos otorgados a Grecia, Irlanda o Portugal [1], [2], [3].

La cuestión es que en el caso de nuestros colegas europeos no todo el dinero iba destinado al sector financiero, pero una parte de los créditos iban destinados a reformar su sistema bancario. Dicho esto, no hace falta ser muy listos para saber cómo actuará nuestro sistema una vez reciba tal liquidez, bastaría con observar lo ocurrido en el laboratorio alemán por excelencia: Grecia.

Sí, amigos, por desgracia el país heleno también hizo una importante inyección de capital en su sistema bancario, dando como resultado una de las mayores chapuzas de la Comunidad Europea. Por un lado, las grandes fortunas han aprovechado las inyecciones de liquidez para evadir su capital hacia paraísos fiscales [1], mientras que el resto de la población ha ido sacando sus ahorros por miedo a que vuelva el dracma [2]. En pocas palabras, su reforma de mercados se transformó en un mero buffer económico, con una fecha de vencimiento que dado como resultado que los bancos griegos se encuentren en situación similar o peor a cómo se encontraban antes del rescate.

Está claro que el caso español no es tan alarmista como el griego, pero tampoco estamos para lanzar cohetes. Si analizamos las cifras, veremos que nuestro rescate es el segundo más elevado de los cerditos, sólo por detrás del país heleno. Para empezar, analicemos las condiciones de nuestro contrato: 100.000 millones de euros, a pagar en 15 años y con un interés del 3% anual.

Esto significa, que cada año deberíamos de pagar unos 6.666 millones de euros + intereses. Esta cifra, para hacerse una idea, equivale aproximadamente a los recortes realizados en Sanidad o más del doble de lo recortado en Educación. Bueno, a primera vista no parece tanto... pero claro, el 3% de 100.000 millones son ¡3.000 millones! ¿A que ya no parece tan apetecible el préstamo? Bueno, el segundo año nos quedarían por pagar unos 93.000 millones, por lo que pagaríamos 6.666 millones del préstamo + 2.800 millones en intereses.  El tercer año otros 6.666 millones + 2,600 millones... Finalmente, le devolveremos a Bruselas sus 100.000 millones y otros 24.000 millones en intereses.

Con hoja de excel en la mano, pagaremos 24.000 millones en intereses.

Claro, vosotros diréis: Pero si ese dinero lo debe de pagar la banca, no nosotros. Bueno, la Unión Europea no da el dinero diréctamente a Bankia o al Santander Central Hispano, si no que lo da a nuestro Gobierno. Y el Estado Español será quien a su vez lo dará al Banco de España para que este lo reparta entre las distintas entidades de nuestro sistema financiero. Pero claro, como el Banco de España es una organización del Estado, realmente somos nosotros los máximos responsables del préstamo. Es decir, vamos acabar convirtiéndonos en el aval y en los desahuciados de este sistema decadente.

¿Por qué pienso que la banca no devolverá semejante préstamo? Bueno, empecemos hablando de la burbuja inmobiliaria. Actualmente se está dando un caso flagrante de hipocresía: las entidades tienen cantidades ingestas de pisos que no pueden vender por su elevado precio y no bajan sus precios para maquillar sus cuentas; Si hace dos años tenías 3.600 millones en inmuebles adjudicados (por poner un ejemplo [1]), hoy no puedes decir que los mismos activos valen casi la mitad... quedaría feo y los accionistas te pedirían responsabilidades. Pero ricemos más el rizo: si le das liquidez económica, como se presupone que va a pasar, esas viviendas nunca bajarán de precio, puesto que el banco podrá aguantar con ellas mientras le duren los activos inyectados.

Esto, señores, es la madre de todas las burbujas: por un lado la retención de bienes inmobiliarios de la banca agudece la crisis, puesto que impide que estas tengan liquidez; por otro lado si se liberaran de su stock inmobiliario los bancos seguirán en crisis, puesto que registrarán pérdidas al vender por debajo de su coste "real", dando a luz a nuevos y gloriosos agujeros económicos. Y para más inri, tanto si estalla la burbuja como si no lo hace, no sirve de nada vender pisos, créditos o préstamos en un país con un 24% de paro. Es decir: No tienen clientes a los que realizar préstamos, no tienen compradores a los que vender sus casas y van a tener que hacer acciones realmente "kamikazes" para preservar a sus actuales clientes [1]. Más espabilados fueron los italianos, que la semana pasaron de reformar su sistema bancario y decidieron incentivar su economía con cerca de 80.000 millones de euros [2].

Ahora tu revisa los panfletos de tu banco. ¿Cuánto te ofrece por conservar tus ahorros? Lo lógico es que si tienes una cuenta corriente te ofrezcan el maravilloso interés de un 0% o un 1,5% si es de ahorros. ¿Un 3%? Pues entonces tienes un depósito, campeón. Ahora imagínate que eres un banco y que te viene un cliente diciendo: quiero abrirme un depósito en tu banco, de varios miles de millones de euros, a un interés fijo del 3%. Bueno, en ese momento te tiembla el pulso, puesto que: 1º) Te va a dar más dinero del que probablemente hay en tus arcas; 2º) Probablemente no vas a ser capaz de generar tanto dinero como para devolverle la suma de su dinero y de los intereses. El ejemplo más claro para ambos puntos está en Bankia [1], puesto que va a recibir una "nacionalización" superior a su valor en bolsa.

Pero no temas "bankero": Imagina que existe una opción donde depositar tu dinero, donde se te garantiza la devolución íntegra y que actualmente te da unos intereses del 10% anual. Vamos, que podrás invertir todo lo que te han dado y que además ¡vas a ganar mucho dinero con ello! Y ya puestos, que sepas que ese producto te lo está vendiendo tu propio cliente, ese que te exige un rendimiento de sólo el 3% anual. Sí, amigos, hablamos de los bonos del tesero. Es decir, no hace falta ser muy listo para ver que el dinero acabará siendo invertido en deuda pública del Estado, la cual cada vez va a tener un interés más elevado.

Ahora diréis: - "Pero los bonos a diez años, ¿no se están subastando actualmente al 7%? ¿De dónde sacas ese 10% anual?"-. Bueno, en todos los rescates económicos la prima de riesgo siempre se ha catapultado y al fin y al cabo, este índice es el que nos indica a qué porcentaje estamos vendiendo nuestra deuda. Si revisamos los antecedentes del resto de países rescatados, veremos que el panorama no es para nada halagüeño:
  1. Grecia pidió un rescate cuando su prima alcanzó los 450 puntos básicos y actualmente tiene unos 2.500. Esto equivale a un 28% de interés en el bono a 10 años. ¡Pero llegó a estar peor! En marzo llegó a estar en los 3530 puntos básicos.
  2. Irlanda, segunda en caer, pidió el rescate cuando alcanzó los 544 puntos básicos. En julio del año pasado acabaron con 1144 puntos y actualmente están en 680 puntos.
  3. Portugal hizo lo propio con 500 puntos básicos. El 30 de Enero llegó a alcanzar los 1560 puntos y actualmente se sitúa en unos 910 puntos básicos.
Ahora analicemos lo acontecido en los tres países:
  1. Actualmente, tras un año (o más) de "saneamiento", sus primas de riesgo son superiores a antes de haber sido intervenidas por la Unión Europea y/o el Fondo Monetario Internacional.
  2. Después de ser "intervenidas", las tres economías llegaron a superar los 1.000 puntos básicos. Esto significa que todas han llegado a pagar un interés diez veces superior al equivalente en los bonos alemanes.
Es decir, revisando el historial de nuestros vecinos resulta totalmente viable que España pueda llegar a alcanzar los 1.000 puntos básicos de prima de riesgo. Como Alemania actualmente vende sus bonos a un 1,36%, esto significa que es muy probable que veamos, a medio plazo, a Mariano Rajoy vendiendo deuda española al 13,6% y echándole la culpa a "la herencia socialista". Bueno, a la gráfica me remito:


Como se puede apreciar, el día anterior al rescate, el 8 de Junio, la deuda pública tenía una prima de riesgo de 488 puntos básicos. El 14 de Junio batimos el récord histórico de España superando los 542 puntos. Hoy hemos cerrado la subasta superando los 574. Como se puede observar, la gráfica representa una hermosa y ascendente línea recta, que quitando los pequeños descansos (que sirven para que le de tiempo a comentar al 20Minutos), se pronuncia cada vez más.

Habrán muchos que digan, De Guindos incluído, que esto se debe "a la crisis griega" creada por la incertidumbre en sus comicios del pasado fin de semana. Bueno, permítame hacer una observación: mientras la prima española subía, la griega, portuguesa o la francesa bajaban. Y de la deuda alemana ya ni hablemos, está pagando interes mínimos en su historia. Parece que España e Italia son los dos únicos perjudicados "por los comicios griegos". Es decir, De Guindos ha conseguido dar la vuelta al refrán de "Europa empieza en Los Pirineos".

Y puestos a seguir metiendo cizaña: Podría también despotricar con Alemania... En Noviembre el país germano aprobó unos presupuestos para 2012 de 306.200 millones de euros, el cual es apenas un 0,13% superior al de 2010 [1]. Quitando la subida de salario de Merkel [2], se pueden calificar dichos presupuestos de ser bastante austeros. Estamos hablando del país que más dinero ha dado en los rescates de Grecia, Portugal, Irlanda y España y que además es el país que más porcentaje invierte en el Banco Central Europeo. Entonces, cuando Merkel caiga, porque bien sabido es que caerá... ¿Cómo piensa reaccionar el próximo canciller alemán al ver las arcas de su Estado están sin liquidez (debido a los morosos estados sureños) y que tendrá que reinyectar capital a un Banco Central Europeo que se encontrará prácticamente en bancarrota?

1 comentario:

  1. Muy interesante el material, muchas gracias por el aporte.

    ResponderEliminar