Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

29 noviembre, 2011

Primero fueron "los chinos"...

En Enero de 2010 Apple anunció su iPad, una tableta con el sistema operativo del iPhone. En menos de séis meses en China ya era posible comprar las primeras tabletas basadas en otro sistema operativo de smartphones: Android [2]. Se puede decir que los chinos fueron los pioneros de una gran idea, la cual no comenzaría a explotarse en Occidente hasta las navidades de aquel año. Hoy todos conocemos el resultado, basta con pasear por cualquier centro comercial para ver expuestas las tabletas de Toshiba, Acer, Samsung o Asus. Todas esas tabletas, claro está, basadas en Android.

Eken M001, tableta china con Android 1.6

Básicamente las grandes multinacionales vieron que la idea china era buena y con ella quisieron intentar arrebatar a Apple una porción de tarta. El problema es que muchos de esos fabricante no se daban cuenta de qué tenían entre manos y enfocaron mal su lugar en el mercado.

Todas eran técnicamente superiores a la tableta de Apple: puertos USB, lector de SD, salidas HDMI... pero en la práctica se traducía en que los vídeos se visualizaban fatal en una televisión externa por no poder definir una resolución distinta en cada pantalla, imposibilidad de hacer funcionar módems 3G (compatibles con Android) porque el fabricante capa el núcleo para sacar distintos modelos de tableta (y forrarse con ello), reemplazo del Market de Android por el del fabricante (y volver a forrarse con ello), o imposibilidad de navegar entre los archivos del lápiz USB o de la tarjeta SD por carecer de un navegador de archivos decente. Esto se traduce en que pese a tener más prestaciones que un iPad, la experiencia de uso era más desagradable.

Si Toshiba incluyera CyanogenMod, en vez de su rom de fábrica, otro gayo cantaría.
Foto: Folio 100 de Toshiba, con Android 2.2.

Al final las mejores tabletas resultaron ser las que no eran competencia directa con el iPad, si no con los eBooks. Dispositivos de 7" que permiten ser transportadas a cualquier lugar, con un precio asequible que no te permita sufrir un ataque al corazón en caso de ser atracado por la calle, con una versión de Android sin capar que te permita costumizar tu sistema a través del Market (o que te permita instalar la CyanogenMod de turno)... y si además tienen ranura SIM pues mi gozo en un pozo. Basta con entrar en cualquier web de informática y ver cuales son las tabletas más vendidas: Nada de Galaxy Tab 10, Motorola Xoom o Folio 100... son las Woxter, las Archos o las BQ.

Siete pulgadas, 3G y bastantes horas de autonomía.
Viewpad 7 de Viewsonic, con Android 2.2.

Fíjate que las tabletas chinas, pese a ser técnicamente nulas, por lo general eran todas de 7 pulgadas y que muchas de ellas eran publicitadas como una mezcla entre tableta y eBook. ¿Casualidad? Se ve que ellos sí que sabían como enfocar su mercado. Pues véase ahora que las tiendas de gadgets chinos vuelven a ser un hervidero, están empezando a venderse las primeras copias del Apple TV, pero con Android de serie. Preparaos, porque seguro que en menos de medio año las grandes multinacionales las sacan en Europa... Esto es el futuro, reproductores multimedia basados en Android. Está claro que no es una idea que va a revolucionar el mundo, pero oye, es una chulada =)


Vídeo sobre un modelo llamado "Android TV box FV-1".

2 comentarios:

  1. Veamos en que termina esta nueva forma de sacarle el dinero a la gente.

    ResponderEliminar
  2. Ya ves, en el futuro vamos a tener Android hasta en la sopa.

    ResponderEliminar