28 enero, 2012

El inexistente mercado de los mangas digitales

Durante años he sido un gran devorador de mangas. Por una media de ocho euros el tomo, obtienes unas 200 páginas bien ilustradas y localizadas al castellano. Un precio atractivo que atrae a una gran multitud de jovenzuelos, ansiosos por devorar con su paga las ingestas aventuras del super héroe asiático de turno. No nos engañemos, el manga físico aparenta ser un negocio extremadamente rentable y de no ser así, resultaría inexplicable la gran cantidad de editoriales que apuestan por este formato: Ponent Mon, Glénat, Ivrea, Panini, Norma...

El problema es que estamos comenzando la segunda década del año 2000 y todo apunta a que el modelo de negocio de estas editoriales se va a mantener tan tradicional como siempre. Y parece lógico, mientras algo funcione, ¿por qué cambiarlo? Bueno, a principios de siglo la industria musical no se esperaba que Napster fuera a cambiar su modelo de negocio y, para más inri, la industria del cine ha tardado seis años en llamar al F.B.I. para cerrar Megaupload.

¿Es que las editoriales no ven lo que se les va a caer encima? Hoy en día el Kindle es un producto muy generalizado y las tabletas con Android se están vendiendo a precios realmente asequibles. Por ello, no resulta descabellado afirmar que la piratería de mangas será una realidad a medio o corto plazo.

En la actualidad, en pleno año 2012, la industria del manga me está vendiendo esto:

(Mi pequeña colección).


Pero en un mundo perfecto, esto debería de ser el presente en cada casa occidental:



No os estoy hablando de ninguna utopía. Por un lado las tabletas tradicionales de Android tienen unas siete pulgadas de pantalla, un tamaño similar al formato tradicional de manga. Por otro lado cuentan además con conectividad wifi o 3G, lo cual facilita muchísimo las labores de descarga de contenido (ya sea mediante aplicaciones como el Kindle de Amazon, nubes como la de Ubuntu One o por "falso" streaming mediante webs como Manga Fox). Es decir, actualmente la sociedad ya dispone de la tecnología que permitiría un modelo de negocio casi totalmente ecológico (se salvarían muchos árboles de la tala) y que además ayudaría a las distribuidoras a acabar con el "molesto" negocio de la venta de segunda mano. Pero se ve que estas no ven necesario cambiar su organigrama mientras su modelo de negocio no esté realmente en peligro.



En España la oferta "legal" de mangas digitales es prácticamente inexistente.

Pero lo extraño es, que las editoriales de manga no se acercan al modelo digital por miedo al progreso. Si no, ¿cómo explicar la total ausencia de oferta al respecto, sin ni siquiera sacar su propia tienda digital con DRM abusivo de serie? Por poneros un ejemplo, Fullmetal Alchemist es un gran asiduo en las listas de mangas más vendidos y actualmente sólo se puede conseguir en formato digital a través de enlaces "piratas". A falta de cifras españolas oficiales, estamos hablando de un manga que durante el 2008 vendió en formato físico más de 30 millones de copias en Japón. Está claro que la versión española no alcanza ni de lejos estas cifras, pero estamos hablando de que gracias a la ineptitud de la industria este manga está siendo pirateado digitalmente con un 100% de share. ¡Ojo! No es dinero que pierden por la piratería, más bien es un trozo de pastel que podría resultarles muy suculento y que nunca tocarán por su fobia a la diabetes.

Os voy a poner un ejemplo práctico. En una tarde he modificado un script del proyecto "Linux Manga Downloader" de forma que con sólo introducirle la url de un manga de Manga Fox*, este se descargue, se borre la marca de agua de Manga Fox y además me crea un archivo PDF para que pueda leerlo fácilmente en mi tableta (formato perféctamente legible, tanto en Donut como en Froyo, gracias a aplicaciones gratuitas como Adobe Reader, OfficeSuite Viewer 5 o Kindle). Este script, creado como prueba de concepto (no como herramienta de pirateo), funciona tanto en GNU/Linux como en Mac OS X y requiere tener instalado tres aplicaciones de software libre: el navegador Lynx, el comando wget y el software ImageMagick. 


Esto me permite, de forma totalmente gratuita, la descarga de mangas y la conversión de estos a formato legible por la mayoría de lectores de e-books del mercado. Y aquí tenéis el resultado:




Manga: Kamiyodori, de Kei Sanbe. Distribuido en España por Planeta (6,50€).

Como he dicho, esto lo he hecho en una sóla tarde y es una herramienta 100% práctica y útil. ¿Os imagináis el peligro que se le podría venir a la industria si alguien, con más maña, hiciera una herramienta similar pero con interfaz gráfica y destinada a usuarios de Windows o Android? En serio, no sé a qué están esperando las editoriales. Tienen un potente mercado para explotar, pero se ve venir que, tarde o temprano, les va a explotar encima otro Napster, Megaupload o red P2P de turno. Luego llorarán y eso...

(*) Manga Fox permite la reproducción de mangas y la descarga, una a una, de cada una de sus hojas, pero en ningún caso facilita la descarga total de sus mangas.

4 comentarios:

  1. Creo que todo esto cambiara en unos 15 o 20 años, cuando se retire el último "hombre de negocios" obtuso y anti tecnología que existe, en ese tiempo, nos tocará a nuestra generación estar a cargo y dado que no somos tecnofóbicos, se explotará de una mejor manera, eso si, espero que sea para bien y no tipo EA o Activision.

    ResponderEliminar
  2. Seguro que cambia antes, ya verás. Lamento desilusionarte, pero para mi que el futuro pinta a lo "Made in EA", basta con ver como nuestros políticos siguen apoyando proyectos de ley tan absurdos como la Ley Sinde, SOPA o el ACTA.

    =(

    ResponderEliminar
  3. No se si sera el efecto que causa en mi la serie Terra Nova, o sera que ahora que estudio algo referente a la tecnologia lo tengo mas presente, pero creo que el punto MAS IMPORTANTE DE TODOS, es el ecologico.

    Creo que es una Idiotez por parte de las empresas el no aprovechar este nuevo nicho de mercado digital donde pueden ahorrar miles de euros, al utilizar los medios digitales, donde ellos no perderían nada al venderlos.

    Y yo Discrepo con ambos, siempre he sido de pensamiento muy utopico, mientras exista alguien en este mundo dispuesto a ayudar a un cambio positivo, la cosa no esta perdida.

    Excelente Entrada Sebas, porcierto, NO SE SI ENVIDIARTE U ODIARTE POR TUS 3 TABLETS O.O

    ResponderEliminar
  4. De lo que tienen miedo es de que las editoriales japonesas creen portales web y permitan descargar los mangas traducidos por ellos y desaparezca su negocio de mierda.

    Un manga por 8 euros es un robo en comparación con lo que cuesta un manga en japón.

    ResponderEliminar

Antes de comentar:

Revisa tu ortografía, se ignorarán comentarios con faltas graves. Esto no es una ventana para mensajes de móviles, aquí no te cobraré por letra escrita.