Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

15 febrero, 2012

Hunted: The Demon's Forge


Caddoc y E’Lara son dos cazadores de tesoros que en el transcurso de una misión se encuentran con la hermosa Seraphine, un espíritu guía que con el pretexto de ofrecer grandes cuantías de dinero (a cambio de recuperar su cuerpo) adentrará a nuestros héroes en una aventura épica. Y es que el guión nos mantendrá en vilo de principio a fin y lo que empieza con un "visita a mi padre, el alcalde de Dyfed" se transformará rápidamente en un "salva a miles de personas de las manos de los wargar (orcos)".

Seamos sinceros, el juego carece de demo en los bazares de Xbox Live y PS Network y tras una nefasta crítica en Game Trailers no me avergüenzo en reconocer que la única razón por la que compré este juego era porque valía 9,90€ en Fnac. Y una cosa os voy a decir, este juego me ha sorprendido bastante. Desde luego Brethesda ha acertado distribuyendo la obra maestra de inXile Entertainment, una pequeña y desconocida desarrolladora especializada en programar juegos de iPhone. Para daros cuenta de la talla de este estudio, el único juego de sobremesa que hasta la fecha habían elaborado fue "The Bard's Tale" y lo sacaron en 2004. Ocho años más tarde la inexperiencia no les ha pasado factura y es que "Hunted: The Demon's Forge" no sólo no es malo, si no que resulta ser una experiencia gratificante y cuenta con un modo cooperativo digno de mención. No sólo podréis jugar en cooperativo a través de Xbox Live o PlayStation Network, si no que además podréis jugar el modo cooperativo en offline a pantalla partida.

Definir el estilo de juego de Hunted es bastante complicado, pese a que en la práctica este estilo resulta muy fácil de entender y de jugar. A priori parece un beat 'em up pero pasados unos minutos nos damos cuenta de que tiene bastantes toques de la franquicia Gears of War. De hecho, se podría calificar a este juego de un Gears of War ambientado en un mundo de fantasía, donde con arco y espada debemos de matar a orcos, minotauros, dragones o lo que se ponga por delante. Al igual que en Gears of War, podremos cubrirnos detrás de cada objeto para fusilar a nuestros enemigos a base de flechas. No obstante, hay que remarcar que estarás más cómodo de pie apuntando casi a placer mientras esquivas flechas enemigas o atacando a quemarropa con tu mandoble XXL. En definitiva, nos da la impresión de estar jugando a una especie de Kindom Under Fire: Circle of Doom occidental, pero en este caso Hunted resulta mucho más jugable y divertido.

Uno de los puntos más llamativos es la combinación de tintes de RPG con acción desenfrenada. No nos engañemos, aquí apenas hay rol. Estamos ante un mata-mata puro y duro, lineal a más no poder y sin puntos de experiencia, donde los parámetros de los personajes suben dependiendo de las muertes que hagan, de la cantidad de dinero que recojan o de los lugares ocultos que vayas descubriendo. Pese a su linealidad, hay que remarcar que el juego consta de tres finales distintos, los cuales se seleccionarán dependiendo de una acción concreta que no nombraré para evitar hacer spoiler.

Además hay que remarcar que cada capítulo del juego (llaman así a los niveles) cuenta con una mini mazmorra oculta (algunas más complicadas y largas que otras), que otorgan cierto grado de diversión extra. Estas a su vez te sirven para desconectar, puesto que para finalizarlas tendrás siempre que resolver un puzzle. Estos puzzles por lo general no resultan de gran complicación, pero que no os extrañe tener que recurrir a Google para averiguar cómo resolverlas. Aún así recomiendo encarnizadamente su realización, puesto que completarlas todas os otorgará una recompensa muy suculenta.

Sobre su jugabilidad, como os podéis esperar pasearemos por amplios corredores enfréntandonos a innumerables oleadas de enemigos. Estos enemigos, por desgracia, son genéricos y muy poco variados y lo que a priori era un enemigo final en los primeros capítulos acabará siendo un enemigo normal al final del juego. Aún así, hay que remarcar que esto también ha sucedido en grandes clásicos del género, como la saga Street of Rage o los mismísimos Gears of War. Otra cosa a remarcar es que resulta mucho más divertido jugar con la elfa E'lara que con Caddoc, debido a que el estilo de esta recuerda más a un shooter que a un beat 'em up. Respecto a la dificultad, incluso en nivel normal sube de forma exponencial en determinados momentos clave y os la hará pasar canutas.

A pesar de las subidas bruscas de dificultad, hay que destacar que rara vez moriréis, puesto que al igual que el juego de Epic Games podréis revivir gracias a vuestro compañero mientras yacéis moribundos en el suelo (y viceversa). Ahora bien, para revivir a un compañero debéis de hacer uso de unos frascos especiales (los cuales no son muy difíciles de conseguir) y uno de los puntazos de este juego es que si a tu compañero se le han gastado, podrás facilitarle uno de los tuyos para que te reviva (mientras machacas el botón A para sobrevivir).

Los diseñadores dotaron a Seraphine y a la elfa E'lara con un diseño bastante sugerente. Pongo en duda el valor protector de sus armaduras. De hecho, los guionistas hacen mofa de ello en un par de escenas. Se ve que pensaron que enseñando carne conseguirían más ventas.

Ya puestos, según SEGA, para hacer un buen beat 'em up hace falta un buen par de curvas. Prueba de ello fue su sorprendente Bayonetta.

Aún así, SEGA también sacó otro beat 'em up protagonizado por una moza de buen ver que se transformó en uno de los fiascos más grandes de su carrera: Golden Axe - Beast rider. Jugar a este juego era (y es) un maldito castigo. Para más inri hasta el título era motivo de burla. En resumen, un buen par de tetas no es garantía de sacar un juego bueno.

Además, generalmente cuando sube la dificultad del juego, habrá siempre cerca un recipiente de sleg, un líquido blanco que te proporciona una fuerza sobrenatural. Para haceros una idea, el sleg es a Hunted lo que una estrella es a Super Mario. Es beberlo y realizar en pocos segundos una orgía desenfrenada de sangre. Eso sí, recomiendo no beber sleg, puesto que no hacerlo proporcionará una interesante recompensa en forma de logro (o trofeo) al finalizar el juego.

Antes comentaba que el juego es un ejempo de combinación de matamata y de falso rol. Prueba de ello son las armas que vas recogiendo por el camino: Encontrarás armas normales y otras mágicas, pero estas sólo serán mágicas durante un uso determinado. Para más inri, sólo podrás cargar un máximo de una arma: Es decir, si tienes un arco normal de 130 de pupita y encuentras otro de 90 de pupa +100 de daño mágico... pues sólo podrás cargar uno de los dos y encima el +100 del daño mágico sólo te durará durante medio centenar de flechas. Más adelante, una vez desbloquees seis áreas ocultas, obtendrás una habilidad que te permitirá cargar dos armas en tu inventario, lo cual vendrá perfecto para reservar los arcos mágicos sólo para poder gastarlos contra los jefes finales.

El juego no es que sea muy largo, estamos hablando de que te lo puedes pasar perféctamente en tres o cuatro tardes. A pesar de ello, si algún día te aburres, que sepas que el juego incluye un editor de mapas para que tu fiesta sangrienta nunca pare. Este editor se conoce como "El crucible" y te permite cargar escenarios predefinidos donde podrás añadir los objetos y enemigos que aparecerán en él. Por desgracia toda la edición no se realiza de forma gráfica y no podremos seleccionar la localización exacta de los objetos o enemigos. Además, la variedad de habitaciones, enemigos, objetos y oleadas se irá desbloqueando conforme ahorremos dinero en el juego (sí, en el juego ganamos monedas de oro, pero nunca las podrás gastar). Aún así, El Crucible es una buena idea que busca alargar la vida del juego y los mapas que hagamos podremos jugarlos en solitario y a pantalla partida u online con un amigo.


Ejemplo de edición de mapa aleatorio en el modo Crucible.


En el modo Crucible cada jugador tendrá su propio contador de bajas enemigas.

En definitiva, contra todo pronóstico este "Hunted: The Demon's Forge" resulta ser un buen juego, que compensa sus gráficos desfasados con buena experiencia de juego, que pese a su simplicidad engancha mucho. Por favor, ¡que saquen una segunda parte!

Plataforma: PC, Xbox 360 y PS3.
Idioma: textos y voces en castellano.
Precio de venta recomendado: 9,95€ (descatalogado).
PEGI: +18 años.
Nota: ¡Recomendado!

2 comentarios:

  1. Otro jueguito que le pesa el no tener una mega campaña de publicidad tras de él.

    ResponderEliminar
  2. Aún así seguro que su nuevo precio hace que más de uno descubra este título ;)

    ResponderEliminar