Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

21 marzo, 2013

El pago offline

El otro día salió a la palestra que centenares de canarios hacían cola en los cajeros automáticos de Caja Canarias porque estos "regalaban dinero". Claro, resulta que un canario iba a su banco, retiraba el dinero del cajero y luego al consultar en su web veía que el pago no se había realizado. Pero resulta que lo que pasaba era, símplemente, que su sistema de red estaba caído y que por consiguiente las retiradas de efectivo realizadas en los cajeros no se podían actualizar en tiempo real.

A esto señores, se le conoce como transacción offline y su mundo es una de las cosas que me sorprendieron más al entrar en mi empresa actual, F1-Connecting. Por descontado, a estas alturas no hace falta decir que todas las retiradas de dinero se cobraron cuando el sistema recuperó la red, produciendo que se le cobraran incluso intereses a la gente que había agotado su saldo por encontrarse de la noche a la mañana con números rojos.
El Peseta (burbuja.info): "Individuos presuntamente alfabetizados por el sistema educativo público español son capaces de creer que un banco regala dinero o que una transacción realizada en 2013 en un cajero automático vigilado por videocámara puede no dejar rastro alguno."
El caso es que el mero hecho de su existencia, el de las transacciones offline, demuestra que las transacciones bancarias no son transacciones. Si ustedes han estudiado alguna vez el mundo de las Bases de Datos, sabrán que una transacción es un conjunto de operaciones cuyo conjunto opera de forma atómica: Es decir, o se hacen todas las operaciones juntas, o no se hace ninguna; En cambio aquí gana el cliente, puesto que se lleva una compra (o el dinero en caso de los cajeros automáticos) sin que la entidad bancaria haya verificado que tiene fondos...

Pero, ¿qué es exáctamente una operación offline? Símplemente una transacción bancaria que no ha sido tramitada por tu banco, si no que queda temporalmente almacenada en el interior de una caja de supermercado, de un cajero automático o de un servidor de operaciones (concentrador) y que más adelante será procesada contra una entidad bancaria. Es decir, es una operación aceptada en un entorno donde no hay conexión con el banco y que por consiguiente no hay forma viable de verificar el saldo y de realizar la compra en tiempo real.

Esto significa que el terminal donde has realizado tu compra almacena internamente los datos de la transacción y los datos bancarios de tu tarjeta (sólo los necesarios para realizar el cobro) y que si por consiguiente un día compras algo que no se te ha cobrado, no temas, como la banca siempre gana gracias a esos datos se te cobrará en los siguientes días. El caso es que el mundo del pago offline tiene sus riesgos y dependiendo del centro donde compres esta opción puede estar incluso desactivada. Esto hace por ejemplo que en Europa, en pleno siglo XXI, muchas grandes superficies saquen aún las bacaladeras cuando "las tarjetas no van".


Muchos jóvenes no saben para qué sirve este chisme.
Foto original: quaronline.com

2 comentarios:

  1. Tenia años de no ver un cachivache de esos, y son el causante de que las tarjetas de crédito tengan relieve.

    ResponderEliminar
  2. Jeje, realmente la última vez que vi uno fue hará dos años y era porque se cayó el sistema de tarjetas en un comercio.

    ResponderEliminar