Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

23 noviembre, 2009

Assassin's creed

Aviso, análisis escrito con mucho sarcasmo.

Como ahora está de moda hablar del Assassin's Creed 2, el viernes me dió por volver a jugar al Assassin´s Creed. Para el que no lo conozca, que sepa que es el Assassin's Creed 2 pero con los PNJ cambiados: en vez de pasearte en una ciudad repleta de bufones y soldados vestidos de casacas azules, te paseas por calles repletas de gente vestida como jesucristo y soldados con casacas rojas y yelmo.


Uno de los puntos más fuertes del A.C. son sus geniales gráficos, donde ciudades como Jerusalén o Damasco son simplemente obras de arte, y esto no se puede negar. Es tal su realismo que mi familia, al verme jugar, dudaron durante unos instantes si estaba jugando o viendo un DVD.

Por desgracia, pese a la belleza de estas ciudades hay que destacar que están siendo habitadas por un ejército de personas que disponen sólo de diez modelos distintos. Y es que la gran cantidad de gente que habita en las ciudades es digna de mención: Cuando visualizas el mapa de una ciudad se te informa del número de habitantes que tiene, por ejemplo, según el juego Jerusalén tiene 25000 habitantes. Yo me lo creo, por que pasearte por las ciudades de este juego es como pasearte por Tokio. Vayas donde vayas está repleto de gente, es como pasear un Sábado por el centro de Valencia: Cuando no hay manifestaciones, se celebran las rebajas de turno en las tiendas. En serio, yo me apostaría que hay más de 25.000 PNJ's paseando por los barrios de la ciudad, incluso si no hay las suficientes casas para tanta gente o incluso si sólo disponen de diez tipos de rostro. Hay tanta gente paseando que llega a resultar claustrofóbico o nauseabundo.

Una vez aclarados los problemas de superpoblación explicaré la historia del juego: Eres una coballa humana que se ve obligada a trabajar para una farmaceutica manejando un simulador virtual. En este simulador manejas a tu antepasado Altair. Altair es un sicario de la hermandad que durante el transcurso de una misión mete la pata. Pero la mete a lo grande. Es tan grande su metedura de pata que lo degradan a becario, perdiendo todas las armas y habilidades que hacían genial este juego durante los primeros treinta minutos.

Esto en verdad lo han hecho por una sencilla razón: Al tratarse de una historia ambientada en tiempos bíblicos había que demostrar que en antaño tenían muy mala leche. Aquí estas cosas no pasan. ¿Quién se acuerda del penalty decisivo que falló Raúl contra Francia en la Eurocopa de Bélgica y Holanda? Su único castigo fue jugar de por vida en el Real Madrid.

Volvamos a la historia. Para redimirte de tu error catastrófico, el jefe de la hermandad te comienza a mandar asesinatos. Cada asesinato se resume en esto:
- Entras en la ciudad donde vive la víctima. Esto lo puedes hacer ocultándote entre los eruditos o bien a espadazo límpio. No hay otra forma de entrar: Lo intenté trepando por las murallas, pero no hubo forma; Lo intenté cabalgando a toda velocidad con mi caballo, pero un muro invisible me impidió atropellar los guardas; intenté andar como si nada hacía la puerta, pero los guardas me daban empujones...

- Subes a una torre (atalaya) y pulsas el botón "Y" para sincronizar. Entonces descubrirás donde está la casa de asesinos de la ciudad.

- Habla con el jefe de la casa de asesinos. Te dirá donde debes investigar.

- Vas donde te dice que investigues y subes al atalaya de la zona. Pulsas "Y" para sincronizar". Te aparecerán varias misiones de hurto, fisgoneo o interrogatorio. Realizalas.

- Vuelve a hablar con el jefe de la casa de asesinos. Te dará una pluma.

- Ve donde se encuentra la víctima. Para esquivar a sus subordinados tendrás que... ocultarte entre los eruditos o bien crear camino a espadazo límpio.

- Mata la víctima. Mancha la pluma con su sangre.

- Huye como puedas hasta la casa de asesinos de la ciudad. Entrega la pluma.

- Sal de la ciudad.

- Ahora repite todo esto unas 8 veces más.

- Fin
En pocas palabras, estamos en el año 2009 y uno de los mejores juegos de la década es todo un homenaje al bucle "do while". No vi nada tan poco variado desde el Tetris. Ojo, esto no es malo. ¿Quién me negará que no ha pasado horas delante del Tetris? Eso sí, se habría agradecido un poco más de variedad, que hacer tantas veces lo mismo durante unas 20 horas (que dura el juego) se vuelve tedioso.

Plataforma: Xbox 360, PS3, PC.
Precio de venta recomendado: 19,90 euros.
Nota: Aceptable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario