Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

08 mayo, 2013

Ñam, ñam

Bienvenidos al mundo de la Democracia, un sistema mágico donde cada cuatro años los dirigentes confunden la necesidad de cumplir su programa electoral con la de recibir un cheque en blanco. Un sistema tan demagógico que sus dirigentes, con la excusa de haber recibido el respaldo del 30% del censo electoral, consideran antidemocrático pactar con otros partidos políticos. Y ante todo, es un sistema tan sumamente perfecto que puede permitirse el lujo de definir como jefe del Estado a un líder no electo: Un monarca.

Me parto y me mondo, señores. Bienvenidos al país de la piruleta, perteneciente a la Comunidad Económica del Mundo Mágico, donde cierta loba dice que todo va bonito mientras se come a más del 20% de los cerditos sureños.

- Ñam, ñam. Que ricos están los cerditos de mi Mundo Mágico.
- Oiga, señora loba, que me está comiendo.
- ¡Cállese etarra!
- Pero digo yo que tendré que decir algo, que me está comiendo.
- Mucho quejarse, pero no te veo planteando una alternativa para solucionar nuestros problemas.
- Pero yo sólo quiero que no me coman.
- Eso no es una solución. Por favor, quédese quietecito y póngase un poco de perejil debajo de la patita izquierda.

Por ser tan súmamente genial, nuestro país de la piruleta es tan guay que puede permitirse mantener a 47 millones de habitantes con el sudor de tan sólo 16 millones de trabajadores. Pero no temáis, que el Gobierno nos garantiza que para salvar a los bancos debemos de seguir así lo que quede de legislatura. Y si no te parece bonito, pues vete a Francia, etarra de mierda. Y es que en el país de la piruleta no tenemos diabetes, tenemos "moderadas subidas temporales de azúcar que requieren la amputación parcial de nuestro sistema de bienestar". Ya sabéis como funciona esto, ¿no? Privatizo la sanidad, privatizo el transporte público, privatizo el agua... y nacionalizo los bancos. Así todo el mundo continúa feliz y contento y seguimos comiendo nubes de sucedáneo de azúcar y palomitas de sucedáneo de maíz.

1 comentario:

  1. Chale, para donde quiera que miro, la cosa esta fea, cada vez importa menos el ciudadano común

    ResponderEliminar