Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

26 agosto, 2013

Elecciones europeas

Aunque Merkel perdiera las próximas elecciones alemanas, debemos de saber que esto no implicaría un cambio de ruta en la Unión Europea, pese que a muchos nos guste tildarla como la cabecilla de Europa. La realidad es bien distinta, puesto que gran parte de las conocidas políticas de recortes son imperiosamente ratificadas por el Parlamento Europeo, una entidad que asusta por su poder y que nos hace entender Europa más como gigantesco e indivisible país que como una supuesta unión económica.


Nigel Farage, criticando la falta de democracia que vive Europa por el poder del Parlamento.

Quedan nueve meses para las elecciones europeas, unas elecciones que sirven para que cada cinco años los ciudadanos de la unión decidamos qué diputados formarán el Parlamento Europeo. Este parlamento es uno de los organismos con mayor poder del continente y es el encargado de adaptar las legislaciones europeas, decidir el presupuesto de la Unión y vigilar el correcto cumplimiento de las políticas comunitarias. Para cumplir estos puntos, el Parlamento tiene y ejerce su control sobre la Comisión Europea, El Consejo Europeo y el Consejo de la Unión Europea. Mucha gente piensa que los partidos políticos mandan a sus dinosaurios a Europa para que tengan una muerte política digna, pero tal y como comentaré a continuación esto es falso, puesto que en política equivale a que te toque la lotería: Tienes mucho más poder y ganas mucho más dinero.

Profundizando más sobre los organismos que controla, el Parlamento decide qué miembros forman la Comisión Europea, un organismo que actúa como si fuera el gabinete de gobierno de la Unión Europea y que se encarga de crear nuevas leyes e iniciativas comunitarias además de ser de velar por el correcto cumplimiento de los tratados de la Unión. La elección de los miembros de la Comisión y su formación es bastante compleja, pero se puede resumir en que su presidente es electo por el Parlamento bajo sufragio y éste a su vez elige los miembros que le acompañarán de una lista suministrada por el Parlamento. Es decir, el presidente de la Comisión selecciona quienes son sus compañeros y qué funciones realizarán, como si se tratara del Seleccionador de Fútbol de un país. Esto nos da a entender que el grupo parlamentario con más presencia tendrá muchas más opciones de tener un número elevado de miembros en la Comisión y más si el presidente electo pertenece a dicho grupo. Por cierto, en un alarde de transparencia, Bruselas oculta el salario de esta "élite" por motivos de "dignidad humana". Aún así su presidente gana 370.000€ al año y su vicepresidente se especula que ronda los 240.000€.


Durão Barroso, el "Del Bosque" de Europa desde 2004.
Foto de Wikipedia.

Por su parte el Consejo de la Unión Europea está formado por los Ministros de Exteriores de los distintos países de la Unión y su función es elaborar propuestas sobre nuevas leyes, tratados y presupuestos que deberán ser mandados al Parlamento para poder ser ratificados, modificados o descartados. Es decir, este Consejo actúa como su se tratase como el "becario" del Parlamento, pese a ser quién realmente define la "realidad política" de cada país, puesto que las elecciones del Parlamento son cada 5 años y puede darse la paradoja de que un país esté representado mayormente en el Parlamento por miembros que a nivel nacional se encuentran en la oposición. Este organismo llama la atención por dos puntos clave: Su presidencia es rotatoria y varía cada 6 meses; Su sistema de voto es ponderado, los votos de países con más población tienen un valor superior.

Por otro lado tenemos el Consejo Europeo, un ente formado por su presidente, el presidente de la Comisión y por los 28 jefes de Estado, Marianico incluido. Este "presidente" se decide por sufragio entre los 28 jefes por un periodo de dos años ampliable a dos más y que a su vez actúa como otro becario más del Parlamento: Al finalizar cada reunión debe de remitirles un informe. La importancia de este Consejo es bastante cuestionable, puesto que en la práctica sólo sirve para que los distintos jefes de Estado se hagan autobombo, lleguen a un acuerdo a modo de pantomima y de paso sean regañados por el presidente de la Comisión, que éste a su vez viene a ser algo así como un superior tuyo que no tiene poder alguno sobre ti pero al que le tienes que hacer caso para que no se chive al Parlamento. Esta última coletilla la he puesto porque el presidente de la Comisión tiene voz en esta institución, pero no voto. Y esto nos lleva a Herman Van Rompuy, vendido a los medios de comunicación como "el primer presidente europeo", uséase, el homónimo de Obama por estos lares. Y por nivel económico debería de serlo, puesto que en la práctica es otro "becario" más del Parlamento europeo que cobra 350.000 euros al año y tiene asignados 10 guardaespaldas personales.

Foto de Facebook de Herman Van Rompuy dando la bienvenida a Croacia.
350.000€ al año dan para llevarle muchos cafés a Martin Schulz.
¡Qué galante! ¡Qué fuerza! ¡Qué agarre!: "Yes we can!"
Su salario es más alto que el de Obama.

Tras exponer todo esto podemos resumir que la mayoría de las políticas de la Unión se deciden en el Parlamento y que este a su vez politiza, en mayor o menor forma, el resto de organismos comunitarios, siendo el caso más sangrante la Comisión Europea. Esto significa que en la práctica el grupo parlamentario que más presencia tenga será quien controle el tipo de políticas que deben de llevar los estados miembros. Esto nos da a entender por qué Europa está tan cegada con la austeridad.

Diputados del Parlamento Europeo según las elecciones de 2009:
  1. Populares Europeos: 265 diputados.
  2. Socialistas y demócratas: 185 diputados.
  3. Liberales y demócratas:  84 diputados.
  4. Los Verdes: 55 diputados.
  5. Conservadores: 54 diputados.
  6. Izquierda 35 diputados.
  7. Euro escépticos:  32 diputados.
  8. Partidos no inscritos: 27 diputados.
En total son 736 diputados, donde la suma de los diputados de derechas (Populares, Liberales y Conservadores) superan con creces la mayoría absoluta: 393 diputados de 368 necesarios. Esto significa que durante los últimos cuatro años se han podido aprobar en Europa medidas de recortes y de austeridad sin demasiada dificultad. Lo cual resulta irónico dado que estas medidas parten de una señorías que reciben un salario base de 84.000€ brutos al año cada uno, un salario similar al que reciben diversos jefes de Estado, Mariano Rajoy incluido. Así que cuando veáis un titular en la prensa de "el Parlamento Europeo aprueba el programa Ajedrez a la escuela" o "El Parlamento Europeo aprueba medidas antidemocráticas que profundizan la crisis", que sepáis que esa la decisión ha salido del sufragio de 736 personas que tienen un salario digno de un presidente del Gobierno, y que pese a su gran salario reciben además dietas por alojamiento, comida, transporte... ¡y hasta por ir a trabajar! Acojonante pero cierto, cada diputado recibe concrétamente una dieta 300€ por cada día que fichan en la "oficina". Eso sí, esta última dieta es limitada puesto que tiene fijado un máximo de 19700€/año por diputado, que cunde por acudir al Parlamento símplemente en 64 días laborales. ¿Queréis aplicar austeridad? No sé, yo empezaría revisando la cueva de Alí Babá.

¿Acaso es posible un cambio de política tras las elecciones europeas de 2014? Pues es bien difícil de decidir, sobretodo teniendo en cuenta que contamos con una Gran Bretaña donde presuntamente ganará el euro escepticismo, una Alemania tradicionalmente popular vendida como el motor europeo a seguir y una Francia dividida entre socialistas y populares. Realmente hay cierta incertidumbre, sobretodo porque se espera un auge importante del centro-izquierda en los países del sur, pero hay que tener en cuenta que el número de diputados que envía cada país depende del número de habitantes de éste: La suma de diputados de España (54), Grecia (21) y Portugal (21), apenas suman los mismos que posee Alemania (96). Esto hace que generalmente las decisiones importantes del Parlamento partan sobretodo de los países del norte, puesto que son los más poblados e históricamente suelen votar sobretodo a los partidos de centro y derecha. Por cierto, ¿ahora entendéis por qué Turquía nunca entrará en la Unión Europea? De hacerlo se convertiría en el segundo país con más representación parlamentaria, puesto que Alemania es el único país europeo que le supera en número de habitantes.

1 comentario:

  1. Vaya, la política es turbia en todos lados, y no se ve salida pronto

    ResponderEliminar