Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

11 septiembre, 2014

Distopía



Escena inicial de la película Watchmen (Warner Bros., 2009)

    Vivimos en un mundo globalizado, donde los números y las estadísticas priman sobre las personas y la ética. Grandes corporaciones compran empresas multinacionales con sedes sociales en el primer mundo, las cuales hacen uso de su patriotismo fabricando sus productos en países pobres y almacenando sus fortunas en paraísos fiscales. Su patria no es ni más ni menos que la Globalización y el miedo a otro modo de vida su principal valuarte.

    A día de hoy sabemos purificar el agua y transformar el sol y el viento en electricidad y ya tenemos redes digitales que transmiten información entre grandes ciudades a velocidad de gigabit. A día de hoy sabemos qué alimentos son sanos y cuales tienen una producción sostenible. Pero eso no da dinero.

    Durante el Renacimiento Carolingio, Carlomagno ordenó la creación de escuelas para poder sostener su enorme aparato burocrático (necesitaba gente capaz de leer y escribir), a la vez que así conseguía prevenir la divergencia existente del latín vulgar (precursor de las distintas lenguas romances) entre las distintas regiones de su imperio. Por el otro lado, hoy saber leer y escribir no es impedimento para poder destrozar el lenguaje, ni para crear divergencias de éste en distintas regiones y para más inri ni siquiera te garantiza optar a tener un plato de comida cada noche.

    El sistema social y económico actual está tan viciado, que una vez acabas la educación básica se te forma por especializaciones (letras o ciencias, puras o mixtas) que luego te permitirán optar a una educación superior, con el objetivo de poder comer el día de mañana. Es decir, ya desde pequeños, se nos inculca que elijamos bien qué estudiar por el miedo de nuestra propia subsistencia: Estudia Informática, es el futuro, dicen; No estudies Dibujo, es de bohemios, dicen; No hagas Formación Profesional, eso es de perdedores, dicen; Hazte peón, cobran mucho y la vivienda siempre sube, decían;

    No hace falta ser un lince para entender que el modelo socio cultural actual está viciado, condenado a fracasar. Cuando somos niños se nos invita a soñar, enseñándonos que nosotros nos marcamos nuestros propios límites, pudiendo ser el día de mañana astronautas, futbolistas o presidentes de un (des)gobierno. Cuando alcanzamos la adolescencia se nos despierta el sueño americano, pensando que aunque no seamos unos hachas tenemos la capacidad necesaria para conseguir pegar un braguetazo que nos haga ricos de por vida. Luego crecemos y vivimos para pagar facturas. En pleno siglo XXI resulta que el ser humano no trabaja para vivir, vive para trabajar.

    Y así vivimos felices en el Capitalismo, hasta que el mundo conoció la Globalización. No me malinterpretéis, el Capitalismo no es tan nefasto y la Globalización no tiene por qué ser mala... pero unidas de la mano se crea una sociedad que atrapa las peores virtudes de ambas, vendiéndote el espejismo de sus propiedades buenas:
  • Ese café de Starbugs te lo has pagado gracias a tu puesto de currante sudado con tu frente.
  • Gracias a los visionarios de Manzanas TM disfrutas de una tableta a un precio modélico, puesto que fueron unos visionarios al fabricarlas en China comprando los componentes en África.
  • ¿Que la tienda de barrio vende el juego dos euros más caros que un centro comercial? ¡Coño, que Miguelito asuma pérdidas! Las normas son iguales para todos y yo quiero mis dos euros. Mejor lo compro en internet, que en las islas caíman tienen el sistema PAL y me lo venden sin IVA.
    Y luego resulta que la Globalización unida al Capitalismo nos ha traído una nueva ley, la ley de la jungla, donde el pez grande se come al pez chico, dando como resultado que los pobres son más pobres y los ricos son más ricos. El dinero se vuelve el único Dios y éste a su vez puede fluir a su gusto entre las distintas regiones del Mundo. Y esta ley de la jungla debe persistir para crear un tercer actor en discordia: El libre mercado.

    El libre mercado exige que los estados no intervengan entre productores y consumidores. Es decir, en la actualidad es el término "legal" más parecido al anarquismo, puesto que si un estado decide regular un sector o hacer competencia al modelo privado, este estado será tildado de país bananero o totalitario. No me malinterpretéis, en la actualidad está bien legislar el internet o el derecho de manifestación, que hay mucho loco por ahí que chafa negocios... pero ni se te ocurra legislar la prohibición de verter residuos o de subir el IVA a los artículos de lujo. ¿Nacionalizar la Electricidad? ¡¿A santo de qué!? ¿¡Quieres convertirnos en sudamericanos?! ¡¡Rojo!! ¡¡Vamos a acabar como Corea del Norte!! Gritan alarmados los mismos que saquean los recursos naturales del sur del ecuador terrestre y privatizan hospitales y servicios públicos del hemisferio norte.



Calle 13 - El aguante. Sony Music.

    El libre mercado es tan cool, que unida a la Globalización crea un nuevo actor: la subcontratación. Gracias a ésto la empresa de Pepito Palotes se puede hacer "partner" de la multinacional Mocosoft y subcontratar un servicio de atención al cliente en Filipinas, India o donde quiera que tengan un inglés mejor que el de España (cosa que no es difícil). Una de mis últimas entrevistas de trabajo me lo dejaron claro: Buscamos programadores de francés a precio de dependiente de Mc Donalds, si pagáramos tu valía no moveríamos nuestra empresa de Francia... esto... necesitamos 100 programadores. Hola "Sopa" Group, k ase? :-)

    Sí, en pleno siglo XXI la humanidad está en su apogeo. Hacemos guerras para conseguir petróleo, compramos materiales a países donde es legal la esclavitud y nos suicidamos lentamente consumiendo medicamentos y comida basura. Hace unos siglos Miguel Ángel hizo su David, hoy nos frotamos las manos jugando al último Metal Mear V de Juego Station IV y lo llamamos arte. Sí, me estoy yendo por los cerros de Úbeda.


Linkin Park - No more shorrow. Warner Music Group.
Ladrones e hipócritas... gran estribillo.

    Si estáis relacionados con los principios básicos de la termodinámica, conoceréis la ley de la conversación de la energía, donde en un sistema aislado la energía ni se crea ni se destruye: Se transforma. Algo parecido pasa con el Capitalismo Globalizado: - El dinero no se crea y si se crea pierde su valor; Y cuando el dinero se destruye, alguien acaba pagando los platos rotos (ya sea el responsable o los fondos públicos). ¿Dación en pago al perder tu casa? Eso es de rojos, dicen. ¿Bankia en quiebra? Pues pedimos un préstamo de 100.000 millones de euros y ponemos la deuda pública como aval, total, los productos tóxicos del politiqueo de turno son de interés nacional.

    El capital navega por los mares, en busca de más capital. Si un material se consigue muy barato en otro país y sale más barato transportarlo a una fábrica que comprarlo a una empresa local, no se va a contratar a está última, se contrata a la foránea y lo traemos por cuatro duros. Lo mismo pasa con la mano de obra, con los impuestos, etcétera. Hasta el punto que una empresa minera del sur del hemisferio transporta su mercancía a China para ensamblar productos de diseño de California para luego ser vendidos a Europa. En Europa hay minas y fábricas, pero son unos vagos que saben que un trabajo perjudicial para la salud debe de ser compensado con unos buenos honorarios.



DJ Champion - No heaven. Saboteur Musique.

    Hemos llegado a una situación dantesca, donde los servicios sociales se pagan hipotecando la nación en forma de bonos. Estos bonos a su vez no pueden ser comprados con dinero público de otros países o entidades. No hombre, eso es actuar en contra del libre mercado. No puedes, por ejemplo, pedirle al Banco Centrar Europeo que compre deuda de España, Portugal o Irlanda con un interés del 0,05%. El sistema está tan viciado que debes dejar dinero a entidades privadas al 0,05% para que éstas se lo presten a los países al 3%.

    Para que entiendas la jugada, si el BCE presta 1000€ a diez años a un banco, esta entidad acabará devolviendo 1050€ (5€*10 años + 1000€); Por otro lado, el banco le presta 1000€ a España para que ésta le devuelva 1300 (30€*10 años + 1000€). Ahora imagina la misma cantidad en millones de euros y no en miles. Básicamente en Europa hemos creado una entidad pública que presta dinero a entidades privadas que acaba siendo invertido en otras entidades públicas. Esto es una malversación del dinero público, enriquecemos a terceros: Encontramos una peseta en el suelo y luego resulta que acaba siendo embargada por nuestros deudores.



Def con Dos - España es idiota. Warner.

    Es decir, una nación deberá ser financiada sí o sí por el capital privado. De no ser así se le llama rescate bancario. Tócate los cojones, la deuda la tienes igualmente... pero sólo se reacciona con dinero público si el interés de deuda se dispara. Es decir, en Europa tenemos una forma de hacer las cosas: Sólo ponemos los parches cuando el barco se rompe, la tripulación salta al mar, los tiburones se comen a los supervivientes y las siete trompetas del apocalipsis suenan al unísono.

    En antaño una nación se financiaba con sus impuestos, pero se ve que hoy en día un abuelo tiene una jubilación que dobla la cuantía del salario de un joven, que pertenece a un sector que a su vez resulta que tiene una tasa de paro del 50%. Sí, oyes bien, los empleos se hacen más precarios, hasta el punto que poniendo casi gratis el despido con una nueva reforma laboral tenemos una cifra de paro mayor a la que teníamos cuando empezó la última legislatura. Pero no seas tan acomodado hijo, hay menos trabajo, pero puedes emigrar. Total, el capital emigra y tu tienes que ir a pedir a su puerta.


Tweet escrito por el CEO de Wouzee.


    Muchos empresarios dicen que si se te ofrecen un trabajo en otra ciudad, pues debes aceptarlo. Lo que no entienden es que a la gente le gusta comprar una vivienda, un coche, tener una familia y que con lo que ganan deben de pedir hipotecas a treinta años. Vamos a hacer un croquis a este tipo de empresarios.
1º) Señores, esto es Valencia. Tiene casi 800.000 habitantes:


2º) Su zona metropolitana cuenta con casi 1,8 millones de habitantes:


3º) El núcleo de toda metrópolis está en su ciudad principal. Es decir, un porcentaje importante de la población del área metropolitana va a trabajar a la ciudad o a las afueras de ésta o incluso a otras áreas de la metrópolis. Esto se conoce como movilidad laboral. Puedes pagar una hipoteca en Benetússer e ir a trabajar sin problemas a cualquier otra área que se vea en este mapa.
4º) Irte a trabajar a una ciudad a centenares de kilómetros no es movilidad laboral... 
ES UNA PUTADA.


    Cambiando de cuarto, alguna vez oíste, seguramente, que la población de los países ricos envejece. Eso es una forma maquillada de decir que cada vez nacen menos niños y cada vez hay más viejos. Para que los viejos vivan les hacemos un plan de pensiones público, que debería de pagarse con el dinero que han ido cotizando en el pasado, pero que en realidad acaban pagando los jóvenes que trabajan hoy, los cuales ganan un salario menor. Esto se conoce como modelo insostenible, pero no temáis, que para que sea sostenible, mientras nuestros jóvenes huyen a Alemania para pagar la pensión de un alemán, aquí haremos que las pensiones suban sólo un 0,5% en tiempos de vacas flacas. ¡Y lo vendemos como éxito!

    De paso, como cada vez hay menos jóvenes, seguiremos apostando por motores económicos de ladrillo: Lo veo, lo veo, el ladrillo es el futuro. La historia nos ha demostrado que España sola puede crear más viviendas que Italia, Francia y Alemania juntas, ahora con menos trabajadores y peor pagados conseguiremos claramente más compradores y podremos repetir éste hito y conseguir beneficios. Y si peta, pues culpa de los sociatas y sus seguridades sociales y becas, ¡so rojos! Ostía, ¡un hospital sin privatizar! ¡Rápido, llama a la policía!



Vende, vende, vende... Corto de El Objetivo (La Sexta).

    Repito, a día de hoy sabemos purificar el agua y transformar el sol y el viento en electricidad y ya tenemos redes digitales que transmiten información entre grandes ciudades a velocidad de gigabit. A día de hoy sabemos qué alimentos son sanos y cuales tienen una producción sostenible... pero seguimos apostando por los hidrocarburos, comerciamos con los recursos naturales, especulamos con la comida y el agua, condenamos al apartheid a las renovables, subvencionamos el capital privado... y mi hucha personal no me la toques: Soy un simple humano, así son las cosas.


Attaque 77 - Western. Sony Music.
Homenaje a Favaloro.



---------
Bonus track:



Discurso de Charles Chaplin en El Gran Dictador. 1940

No hay comentarios:

Publicar un comentario