Más de 12 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

21 diciembre, 2017

El sistema PEGI está roto


    En la última década el sistema PEGI (acrónimo de "Pan European Game Information") se ha levantado como el estándar europeo que nos garantiza la edad recomendada de cada videojuego. Su sistema de calificación se aplica en 25 países y pese a no tener relación alguna con la Unión Europea, en su propia página web remarcan que reciben un entusiasta soporte por parte de la Comisión Europea y que su sistema de calificación es considerado un modelo a seguir en cuanto a protección del menor se refiere.

    Remarco eso de la protección al menor porque, por desgracia, a día de hoy y ante una asombrosa falta de regularización por parte de los estados y de la Unión Europea, el sistema PEGI está roto: Ha quedado desfasado y ya no nos sirve para los tiempos actuales. Y por descontado no garantiza la protección de nuestros menores. 

Captura de pantalla de la página web de PEGI.

    Tú, cuando compras un juego y ves que una etiqueta que pone "+3" y el texto "the content of this game is suitable for all persons" entiendes que puedes dejar a tu chiquillo jugando sin tener que estar encima de él para ver qué pasa: PEGI tiene iconos para indicar si el juego tiene contenido sexual, si hay referencias al uso de drogas, si tiene lenguaje soez... pero a día de hoy carece de un icono de tipo "este juego tiene micro-pagos" (contenido, objetos o habilidades que pueden ser comprados con dinero real dentro de la interfaz del juego) y de tener micro-pagos tampoco alerta si son de tipo "cajas loot".

    Antiguamente, cuando un juego tenía modo "online" y había un "chat de voz", te alertaban con el logotipo de "juego en línea" y el texto "this game allows the player to interact with other players ONLINE". Pero ya ni eso, el sistema ha ido degradándose y quedándose obsoleto tan rápido que acaba de llegar a su máximo exponencial de inutilidad. 

A partir del "FIFA 17" se dejó de avisar de las interacciones "ONLINE".

    Hace poco salió a la palestra una noticia de una madre irlandesa que se encontró su cuenta corriente a cero euros. Le regaló a su chaval de 14 años una copia digital del FIFA 18 (el cual tiene un "PEGI +3" y ningún icono de alerta) y al cabo de un par de días fue a sacar dinero y descubrió que no había. ¿Qué pasó? Pues pasó que al hacer la compra digital del juego, su tarjeta de débito quedó registrada en su cuenta de PS Network y el chaval fue gastando micro-pagos a sin ton ni son, sin darse cuenta de que estaba gastando dinero real.

    Vale que a lo mejor el chico no era un lumbreras, pero como ha dicho el youtuber Sasel varias veces en su canal, no es normal que un juego "apto para todos los públicos" y con una pegatina de "+3 años" en su caja te pueda arruinar la cuenta corriente si lo dejas en manos de un crío. Y tiene razón, es de escándalo que en los tiempos que corren PEGI no alerte aún de la existencia de los micro-pagos... y más aún la ausencia de una regulación que legisle las micro-transacciones en Europa. Y de haberla, o es extremadamente laxa o es inútil.

    En las vísperas de Battlefront 2, Bélgica ya puso el grito en el cielo en lo que se refiere a las famosas "cajas loot" (un paquete con objetos y/o bonificaciones aleatorias que compras con dinero real), puesto que para la legislación belga este concepto entra dentro de su definición de juegos de azar y que por consiguiente debería de tener una tasa de IVA (impuesto de valor añadido) superior.

    Bien es cierto que alguien debe de ser extremadamente cauto cuando vincula su tarjeta en algún sitio, pero es que el caso de FIFA 18 es el más demoledor de todos: No en cuanto a dinero gastado, puesto que "googleando" encontramos casos peores... si no porque es un claro ejemplo de que el legislador está fallando: No se puede permitir la venta de un producto como "apto para mayores de 3 años" sin informar de que se puede gastar dinero sin ningún tipo de restricción dentro del juego. No hay ninguna opción de que te informe cuánto dinero real llevas gastado, ni puedes definir ningún tipo de techo de gasto en el juego. Y si encima el chico se pone a jugar en línea y recibe insultos de desconocidos, pues ya me diréis vosotros si el sistema PEGI hace agua o no.

   La regla de tres es bien simple: Si te obligan a activar el control parental de la consola o a tener que borrarte la VISA de tu cuenta, entonces el juego no puede ser considerado "PEGI +3". A ver cuánto tardarán los burócratas de Europa (o de España) en darse cuenta de este sinsentido.

2 comentarios:

  1. Parece que ya estalló la bomba con lo de los micropagos, espero que sea para mejor, y ahora que lo pienso, el ESBR, la que regula los juegos de este lado del charco, aun no tiene nada tampoco para lo de los micropagos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Toda la razón Cidroq. Hay que poner freno a esto ya, porque dentro de cinco años, cuando por fin se regule esto las empresas habrán encontrado otra fórmula más dañina.

    En fin. Crucemos los dedos.

    ResponderEliminar