Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

10 abril, 2006

"El Mundo" vuelve a hacer el ridículo (por enésima vez)

Se les coló una burla escrita en un foro de internet como una noticia real.

Copio y pego:

¿PROCEDEMOS DE LAS LIBÉLULAS?
Una nueva teoría dudas de la teoría de la evolución


PAULINO. M

[foto de la noticia]
NOTICIAS RELACIONADAS
MADRID.- Uno de los más grandes errores de la teoría de la evolución es intentar mostrar la evolución humánica desde un punto de vista parental sinóptico, razón que ha llevado a los científicos a creer que el ser humano, tal como lo conocemos, procede de los simios. En realidad los simios son los primeros resultados de la evolución de nuestra especie, que es alterada genéticamente por los rayos cósmicos procedentes del Sol y de la estrella Rigel, emparentada parentalmente un nuestro Sol.

La genética es una ciencia apasionante, pero tergiversada y erroneamente justificada como correcta, debido a la lateralización cerebral humánica. Las libélulas son el origen de la humanidad, seres pensantes voladores que captan la radiación solárica y rigélica y que giran en círculos fundamentalmente por la influencia spinnica de los átomos situados en los planetas gigantes de nuestro sistema solar y afectados por el punto gravitacionopresionométrico terrestre, cuya acelerada rotación imprime un movimiento relativo circular a las libélulas protohumaníticas, razón por la cual han de ser consideradas como los primeros entes existentes posteriormente a que la vida surgiese del manto terrestre al crear ésta los neutrones (protovida carbonosilícica que posteriormente perdería la posibilidad de emplear silicio en su estructura molecular debido a la desaparición por antidensidad masivítica del mineral que Kolmogorov denomina "gravitita").

Los fósiles hallados en nuestro planeta son el resultado de la evolución radiodendrítica libelular, es decir, de la procedencia de los primeros seres - que al liberarse del esqueleto silícico cuando surgieron del manto terrestre y atravesaron la corteza- no habían desarrollado caparazones, conchas o protoesqueletos. Algunas de las pruebas psicofísicas de nuestra ascendencia libelular son el ansia del ser humano por desarrollar el vuelo, la tendencia a construir estructuras más o menos circulares (ruedas, estadios deportivos, norias, balones, ...) que imitan el giro asociado al spin de los átomos de otros mundos y al giro nuclítico terrestre o la agradabilidad por la permanencia en lugares húmedos y cálidos, además del emparejamiento propio humano.


Noticia original [elmundo.es]

2 comentarios:

  1. La verdad que es chungo ese articulo.

    Suena a coña absoluta... xD

    Bye!!

    ResponderEliminar
  2. Parece ser que esta noticia pertenece a una sección donde envian noticias los lectores. Lo que llama la atención es que no controlen lo que se publica. Esta desliz de "el mundo" ha llegado a aparecer incluso en barrapunto.com

    ResponderEliminar