Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

07 julio, 2009

Star Ocean, the last hope


La prensa escrita y la de internet nos ha vendido mucho la moto con este juego, dandonos a entender que nos encontramos ante una obra maestra del género del RPG. La realidad es bien distinta, Star Ocean: the last hope es el enésimo RPG clónico que saca Square-Enix al mercado, dando como resultado un título que nos recuerda en exceso a Infinite Undiscovery pero enfocado en un mundo futurístico.

Nos dijeron que las batallas utilizarían el motor de Infinite Undiscovery pero mejorado, y nos hemos encontrado con un sistema algo más pulido pero con bastantes pegas: los combates ya no se disputan en el mapeado del juego, se carga un escenario prefabricado por cada mazmorra que para colmo resulta bastante limitado en espacio; abusan demasiado de la tecnología "Mortal Kombat", donde el mismo enemigo con distintas pieles y colores puede dar como resultado una infinidad de enemigos nuevos; e incluso siguen habiendo fallos clamorosos, como que por ejemplo puedes pasarte el juego sin pestañear si colocas en tu grupo a dos curanderos (con táctica "no te metas en líos") y dos personas muy ofensivas (con táctica "luchad juntos a pleno rendimiento");


En Infinite Undiscovery los combates se realizaban en la propia mazmorra, y la vista se situaba directamente detrás del personaje. No obstante las órdenes que dabas eran para todo el grupo en general. A diferencia de Star Ocean, en Infinite no podías decir que un personaje jugara de forma conservadora y otro de forma ofensiva, todos seguían la misma táctica.



En Star Ocean: the last hope los combates se disputan en escenarios prefabricados y muy limitados. La cámara pese a estar más alejada resulta más caótica. Eso sí, el control y los bugs se han solucionado con creces. Ahora es posible personalizar las tácticas a nivel de personaje (y no de grupo), dando como resultado un sistema más maduro. Además es posible intercambiar cualquier personaje por otro que tengamos en reserva en cualquier momento de la batalla, incluso si este se encuentra muerto.

Profundizando más en el sistema de combate, Star Ocean IV no es un juego fácil, entre otras cosas por que visto el número de mazmorras si fuera fácil se pasaría en una sóla tarde. Tener que repetir combates repetitivos para subir de nivel no será aconsejable, será una necesidad para poder prosperar en la aventura: en buena parte esto es debido al cambio muy alto de dificultad que hay entre los monstruos que hay en las mazmorras y el jefe final de estas. Más que por dificultad digamos que un jefe de mazmorra tiene una cantidad de puntos de vida unas cien o doscientas veces superior a un enemigo normal, dando como resultado combates de una hora de duración.

Respecto al guión tiene bastantes puntos flacos y no le gusta a nadie, pero al menos cumple con las funciones: nos pondremos en la piel de Edge Maverick, un joven ejemplar que por causas del destino acaba siendo el capitán de la nave Calnus con objetivo de buscar posibles planetas para colonizar. No obstante, en una de esas misiones algo sale mal y acabamos enfrentandonos contra una nueva fuerza desconocida que amenaza la paz y armonía del universo tal y como lo conocemos (eso sí, no lo conocemos tan bien puesto que aún lo estamos explorando). La inconsistencia de este guión es tal que por ejemplo si se nos une una cría de siete años al grupo podremos emplearla para luchar. No obstante, si más adelante se nos une una sacerdotisa de nuestra edad no la podremos manejar: totalmente comprensible, ¿no es así? Podemos usar un bebé para luchar pero no una maga curtida. Bueno, en verdad si que podremos, pero cuando alcancemos el tercer DVD.

Para realizar con éxito nuestra misión, se nos irán uniendo una serie de aliados alienígenas donde, salvo honrosas excepciones, cada uno será más friki e inútil que el anterior (al igual que pasaba en Mass Effect). No obstante, a diferencia de la opera prima de Bioware, aquí el nivel de nuestros aliados roza el absurdo e incluso parece que se los han copiado del juego Breath of Fire II de Super Nintendo (uno de los clásicos del género): tendremos una Nina (Sarah), un Rand (Bacchus), una Katt (Meracle), un Jean (Faize), una Blue (Myuria) y para que no fuera tan descarado pusieron a una cría que recuerda al director del colegío de South Park (Lym, no para de decir "¿sabes?") y la muerte personificada en elderiano (Arumat).

Pese a que todo lo que estoy contando suena a mal, hay que reconocer que el juego es muy ameno, puesto que está lleno de escenas "WTF" como la siguiente. Eso sí, peca de demasiadas escenas: la duración del juego es de 36 horas, donde fácilmente 8 horas pueden ser de visionado de escenas. Aviso: el vídeo contiene spoilers.


El productor del juego dijo en su día que quiería hacer un juego hentai, pero que no le dejaron.

El resultado final es un juego entrentenido, sin más, mostrando ciertos destellos de calidad, pero que por lo general no pasa de ser un juego correcto. Entre el viejo Infinite Undiscovery y este, prefiero el anterior, que al menos el protagonista era más humano que el perfecto Edge.

Plataforma: Xbox 360
Precio de venta recomendado: 59,90 euros.
Nota: Aceptable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario