Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

10 septiembre, 2009

Gamer

Gamer narra la lucha del condenado a muerte Kable por sobrevivir en el mundo de Slayer. Kable fue acusado de asesinar a sangre fría a su compañero de trabajo durante una experimentación militar. Fue condenado a muerte y se le dió como posiblidad entrar en el programa Slayer, un programa de televisión donde se enfrentan condenados a muerte manejados por jugadores profesionales (gracias a tecnologías de control mental) en partidas a lo Counter Strike. Quien sobrevive a 30 combates, queda libre.

Slayers no es un "todos contra todos" a lo Gantz, símplemente los pelotones deben de llegar de un punto A a un punto B cruzando por fuego enemigo. Parece fácil, pero nadie suele sobrevivir a más de 10 combates y Kable tiene ya 27. Una de las figuras que más hacen gracia en los combates son los NPC: reclusos que al no tener capacidades asesinas no tienen probabilidades de sobrevivir. Por esa razón los NPC podrán ser liberados si superan un sólo combate pero a cambio tendrán que realizar rutinas estúpidas enbucladas que les condena a una muerte más que asegurada: como dar una vuelta al circuito, o cambiar cromos en mitad del campo de batalla, o barrer el suelo con una escoba, ect.

La historia es cruel en exceso, y tiene un alto grado de escenas ridículas. No obstante hay que reconocer que en su conjunto estamos ante una buena película donde se explican varias figuras abstractas del mundo de la informática y los video juegos: ping, ip, actualizaciones, personajes npc, áreas de control, cliente-servidor, un plagio del Home... es una pena que no profundizaran más en el tema, porque lo han mascado de forma que sea inteligible en exceso para el público general.

También hay que aclarar que la película tiene fallos clamorosos. Explican, por poner un ejemplo, que en pleno año 2034 el inventor de las nanobytes, Ken Castle (Michael C. Hal, protagonista de Dexter), superó de la noche a la mañana a Bill Gates como hombre más rico del mundo. Repito, en el 2034... Bill Gates sigue vivo y seguirá siendo el segundo hombre más rico del mundo. En cierta forma es viable que "tito Bill" siga vivo con 80 años, pero no que su foto sea la misma en 2034.

Lo mejor: El plagio del Home.
Lo peor: Violencia y crueldad en exceso.

Valoración: Aceptable, ideal para tragar palomitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario