Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

26 marzo, 2013

Así va el país...

Esta tarde, ante la necesidad imperiosa de tener una nevera vacía, bajé a comprar con mi prometida. Como cada día por esas horas, estaba la misma mendiga de siempre pidiendo limosna en la puerta. No obstante, esta entrada no tratará hoy sobre ella.

Bajamos con la idea de gastar menos diez euros. No es que la crisis nos haga mella, que algo hace, si no que simplemente este mes nos han desangrado un par de gastos extraordinarios que nos han obligado a limitar bastante el presupuesto de este mes. Y ahí, en la sección de la carne más barata del supermercado, se presenta delante nuestro una persona flaca, vestida de barribajero, con un gorro de pescador de lana bastante gastado. Apenas era más mayor que yo, debíamos de llevarnos menos de diez años, lo cual no quitara que en sus ojos se apreciara claramente que pasaba hambre.

En su brazo sostenía una cola de dos litros de marca blanca y mientras señalaba a la carne nos hizo una pregunta: - "Perdonad, ¿podéis comprarme algo... para comer?". Mendigos había visto siempre, debido a la crisis cada vez se hace más notorio. No obstante, ésta era la primera vez que me pidieron que comprara comida dentro de un supermercado. Eso sí, no tener medios no significa no tener gusto y tras aceptar a pagarle una pieza de carne no tardó en decidirse por una bandeja de 4€ en embutidos, a los que más tarde se sumaron una bandeja de lomo adobado de 3€ (que me dijo que valían 1,50€).

Se ve que el hombre en cuestión ya estaba fichado en el local y los empleados se lanzaron hacia nosotros nada más ver que él se encontraba hablando conmigo. Entiendo que para ellos puede resultar muy mala publicidad tener mendigos dentro de su negocio, pero hay que poner los puntos sobre las íes: Cuando alguien está tan desesperado como para pedir comida dentro de un mercado, es porque debe de estar muy necesitado.

Quien diga que este país no ha explotado es que vive en una burbuja  imaginaria o es un político en el poder. A esas personas les animo a salir a la calle, puesto que algo me dice que en breve muchos de vosotros viviréis escenas parecidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada