Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

12 noviembre, 2012

Dragon's Dogma


Rara vez Capcom se arriesga a hacer una franquicia nueva y cuando lo hace debe de ser porque sabe que será un super ventas. Concrétamente, hace medio año Capcom se arriesgó sacando a la venta su novedoso Dragon's Dogma y parece ser que le ha salido bien la jugada, puesto que a pesar de llevar menos de un año a la venta, la multinacional japonesa ya ha anunciado oficialmente el desarrollo de Dragon's Dogma 2.


B'z - Into the free: Tema principal del juego.

Y razón no les falta, este título tiene todo lo necesario para ser un juego de éxito: RPG de estética medieval, con sistemas de misiones muy similar a Monster Hunter, un sistema de fichajes de peones (compañeros), peleas con jefes finales al más puro estilo Shadow of the colossus y unos gráficos que pese a no ser nada del otro mundo cumplen muy bien con su cometido. De hecho, si no fuera por un par de apartados críticos, sobretodo debido a su fase de diseño, estaríamos hablando del juego de rol perfecto.

¿Pero qué clase de juego es exáctamente Dragon's Dogma? Básicamente es un juego de rol como los de antaño: Haciendo uso de un modesto guión debes de ir haciendo misiones que te acabarán llevando de un punto A a un punto B y de paso salvas el mundo. El guión, para qué engañarnos, nos servirá como excusa para entrar en la piel de nuestro personaje y nos servirá principalmente para poder explorar el vasto mundo... pero poco más. Básicamente la historia principal sólo sirve para crear un inicio, un amaño de nudo y un extraño desenlace, pero en todo caso no cumple con las exigencias literarias que deberíamos de esperar. Aún así, este punto flaco de Dragon's Dogma también es su punto fuerte: Estamos ante el arte del sandbox en todo su esplendor... Ahora bien, ¿de qué te sirve tanta libertad si luego la historia acaba siendo lineal a más no poder?


Si nos fijamos, el juego lleva vendidos más de 1,12 millones de copias, de las cuales el 70% pertenecen a la versión de PS3 y el 30% restante al de Xbox 360. Este dato choca bastante, puesto que en otros títulos las cifras suelen ser bastante parejas e incluso en los Call of Duty o en los Assanssin's Creed suelen venderse más en Xbox 360. Esto en todo caso no se debe a que la gente de PS3 adore más los juegos de rol, si no que es consecuencia de un pésimo diseño del juego en si, puesto que este título aporta unas cuantas funcionalidades online que son requeridas para poder disfrutar del juego de forma completa. Y como es de esperar, a la gente que compre este título en Xbox 360 pues no le quedará otra que poseer una cuenta de Xbox Live Gold para poder hacer uso de todas sus funcionalidades online.

Es decir:
  1. La gente de PS3 puede tener gratis todas las funcionalidades online.
  2. La gente de Xbox 360 debe de tener una cuenta Xbox Live Gold si quiere usar las funciones online.

Lo gracioso de todo, es que este juego no tiene modo multijugador.


Entonces, ¿de qué sirven esas funciones online si el juego carece de modo multijugador? Bueno, el juego incluye un sistema de compra de peones. Un peón no es más que un aliado que contratas para combatir a tu lado. Puedes tener un máximo de tres aliados, uno creado por ti y otros dos contratados. Esos peones que contratas, son símplemente personajes aliados creados por otros jugadores.

Es decir, la principal función online es poder compartir tu peón con otros jugadores y a su vez poder contratar peones creados por otros usuarios. Si careces de las funciones online, pues también puedes hacer uso del mercado de compra de peones, pero sólo dispondrá una escueta lista de peones prefabricados por Capcom.

Poca broma con este sistema de "compra de aliados", puesto que supone el principal motor de este juego: La fobia de Capcom sobre su posible hackeo (alteración o uso de trampas) son las que han hecho que este juego no tenga una versión de PC y que además sólo se te permita tener un archivo "save" por juego. Habéis leído bien: Sólo podrás tener una partida por consola/usuario, en caso de que quieras volver a jugar desde el inicio tendrás que borrar todos tus progresos, personaje principal y peón inclusives. Todo esto, claro está, es otro fallo garrafal de diseño que surge a raíz de la "fobia anti piratería": Es decir, queriendo hacer un juego más seguro y a prueba de trampas, nos encontramos al final con una experiencia de juego mutilada.


El caso es que el mercado de peones (aliados) tiene bastante juego. Mientras los días pasan, tu peón puede ser contratado por otros jugadores y cuando estos le dan el finiquito vuelve con más experiencia e incluso con algún botín. Rara vez recibes un botín interesante, puesto que suele ser alguna limosna otorgada por el usuario de turno... pero lo realmente importante es que toda la experiencia que gana tu peón en otras partidas acaba repercutiéndote a ti también y por consiguiente te conviene hacer que tu peón sea una máquina de matar para ser contratado por muchos más usuarios.

Bueno, eso sería lo ideal. En la práctica, todos los usuarios son unos babosos que sólo buscan contratar a jóvenes y lindas mozas que tengan un nivel de experiencia decente para poder combatir decéntemente a la clase de enemigos con los que se enfrentan. Esto quiere decir que la capacidad asesina de tu peón es secundaria, este mercado se parece más a la prostitución babilónica, donde una dudosa armadura que enseña más que protege acaba haciendo a un peón mucho más popular que el hecho de ser un archimago de nivel 99 que mata bichos hasta cuando respira.

Quitando el tema del mercado de peones, la otra funcionalidad online del juego para por la toma de capturas de pantalla para compartirlas a través de redes sociales, como Twitter o Facebook. De hecho, todas las imágenes que veis en esta entrada son capturas de pantalla que he ido haciendo y subiendo a mi muro de Facebook. En ellas se aprecia que la calidad gráfica es bastante buena, pero resulta incomprensible que en pleno siglo XXI la "fobia legal" de Capcom nos obligue a comernos su copyright en la esquina inferior derecha de todas las capturas de pantalla que realices.


Otro punto a tener en cuenta es que Dragon's Dogma es un juego hardcore, este título es un completo consume vidas, nada que ver con los Final Fantasy actuales. Por un lado tenemos un vasto mundo por explorar en el que no existen los teletransportes. Esto quiere decir que deberás de recorrerte a pie un mapeado similar al de Oblivion o al de Skyrim, por lo que símplemente pasarás una gran parte de horas viajando, una auténtica putada sobretodo cuando no tienes claro a dónde ir para poder continuar con la historia del juego. Bueno, eso de que no hay teletransportes es una mentira a medias. Una vez avances en el juego encontrarás un mecanismo de piedras teletransportadoras, pero sólo te sirven para volver a la capital, lo cual no es muy útil, puesto que de normal sólo irás ahí cuando tengas que comprar nuevas armaduras o buscar alguna misión nueva.

También resulta "hardcore" por su completo sistema de clases: tú y tu peón podréis seleccionar una lista de tres clases básicas predefinidas (luchador, strider y mago) y conforme ganéis puntos de experiencia y compréis habilidades (por ello los puntos de experiencia) podréis desbloquear hasta un total de nueve clases, siendo algunas de ellas especializaciones de las primeras (guerrero, ranger e invocador) o mezcla de varias (asesino, caballero místico y arquero mágico). El caso es que una clase bien seleccionada puede cambiar completamente el control, la jugabilidad y la experiencia de juego, por lo que resulta muy recomendable cambiar de clase para ver cual se adapta mejor a nuestro estilo de juego.

Juan Carlos cazando elefantes.

No ataques aldeanos, se paga con la cárcel.


En definitiva, nos encontramos ante un excelente título que con un diseño distinto podría haber llegado a ser una obra maestra.

5 comentarios:

  1. Capcom haciendo de la suyas, es estrictamente necesario eso de los peones? Porque no tengo gold y lo vi en la segunda mano a buen precio, a ver si le hecho el guante.

    ResponderEliminar
  2. Hombre, jugando offline pierde bastante la gracia, pero aún así lo recomiendo. Lo malo de jugarlo online es que no vas a encontrarte con algo tan perfecto con skyrim, si no con un RPG del montón. La gracia está justamente en el sistema de peones online.

    Eso sí, por lo menos no trae el típico pase online, por lo que no tendrás ninguna pega por comprarlo de segunda mano.

    ResponderEliminar
  3. Una corrección a mi comentario, "Lo malo de jugarlo OFFline", no online jeje.

    ResponderEliminar
  4. menuda tortura que paso ahora que mi hermano ha vendido nuestra 360 con la oleada de buenos juegos que van saliendo y otros tantos que después de ser recomendados llaman la atención...(como este).

    Te prometo que de alguna manera tendre que jugar ese juego o.o

    ResponderEliminar