17 años en Internet

22 septiembre 2022

[S38] Memorias de un exgamer: Shadow Warriors - Ninja Gaiden (Game Boy)


     No recurdo exactáctamente el año, pero tenía que ser 1992 o 1993 cuando mi vecino Bruno me enseñó el nuevo juego que le compraron: Un juego de ninjas para Game Boy que tenía una intro y unas escenas de fin de nivel que nos dejaban los ojos como platos de lo alucinantes que eran para la época. A día de hoy parecerían pobres, pero para los estándares de Game Boy eran toda una proeza. Y su música, su música era símplemente genial.

    Un par de años después, creo que a mediados de 1994, mi padre quiso buscar algo en Alicante y acabamos entrando en El Corte Inglés de la ciudad. No recuerdo qué fue a buscar exáctamente, supongo que algún libro que no encontraba en ningún otro lugar. Mi padre era así, si tenía que irse a Cambridge a por un libro, aprovechaba algún viaje a Bélgica para desviarse por el Canal de la Mancha y se iba a Cambridge a por él. El caso es que en la sección de videojuegos de aquel Corte Inglés reconocí el juego de mi vecino y le pedí que me lo comprara: Shadow Warriors - Ninja Gaiden. Al principio mi padre era reacio a la idea de comprarlo, pero mi hermano mayor hizo piña y le animó a hacerlo. No recuerdo cuanto pagó exáctamente, pero creo que fueron 4.999 pesetas de la época (unos 30€ de la época y con la inflación equivaldría a día de hoy a unos 53€).

 



    El caso es que se convirtió rápidamente en uno de mis juegos favoritos y a pesar de ser bastante corto de duración, era el juego ideal para jugar mientras viajabas en el coche. Su equivalente a NES era famoso por su dificultad, pero realmente la versión de Game Boy no era difícil. Tenía cierto nivel de reto, pero jugando de forma casual te lo podías pasar en una semana, dos como mucho. Luego, con práctica, te lo pasabas en media hora (de hecho, en este vídeo que os comparto abajo me lo paso en poco más de 20 minutos). Y aún así nunca faltaba: El juego tenía que estar siempre en mi mochila. No sé cuantas veces me lo pasé: ¿Tenía que volar en avión? Me ponía a jugarlo. ¿Tenía que acompañar a mi padre en coche? Más de lo mismo. Creo que de entre todos los juegos de Game Boy que tengo, fue probablemente el que más rentabilicé.

 


Pues al final me lo paso en unos 20 minutos y habiendo perdido una vida.


    ¿Cuánto vale este juego a día de hoy? Pues el juego se considera "raro" y de buena calidad (es una gozada jubable, visual y audible), por lo que estando completo (caja, manual, panfletos, insert) se puede ver por eBay por 400€. En perfecto estado puede llegar a verse por 500. En mi caso la caja y el insert están en muy mal estado, por lo que de ponerlo en subasta no creo que se me ofrezca ni 150€. Ahora bien, ya de por si es un milagro que conserva todo 30 años después. Aunque bueno, que sepáis que no lo tengo en venta: Es mi juego preferido de Game Boy y pienso seguir jugándolo hasta que me muera.


    Mi vitrina de juegos de Game Boy en la app de Collectorz.com (entrada NO patrocinada). También tengo el Tetris, pero sin caja (me vino con la consola, al principio era un pack "obligatorio"). Básicamente estos eran los juegos a los que jugué durante mi niñez y les dediqué a todos incontables horas. Luego, una vez de mayor, me compré un par de reproducciones chinas: Pokémon Rojo, Lufia, Zelda DX, Shantae... y un par de juegos originales en formato loose (sin caja ni manual) que compré para jugar con mi peque en la Retron SQ (consolón): Donkey Kong Land 2 y Donkey Kong Land 3. Y también tengo por ahí un Speedy Gonzales en loose que abandonó uno de mis primos y que por ahora nunca me lo ha reclamado. Game Boy es probablemente una de las consolas donde tengo menos juegos, pero a nivel de horas debe de ser de las que más he disfrutado.



    Con el Wario Land tengo una anécdota especial: Era mi juego preferido en su día, me lo pasé por completo con todos los tesoros y mi vecino Rubén me lo pidió prestado... y nunca me lo devolvió. Según él lo perdió o se lo quitaron (no recuerdo ya la excusa). Y un par de años más tarde me la volvió a liar perdiéndome la caja del Tekken 3 que me prestó un tercer amigo. Básicamente un compañero de clase me dejó el Tekken 3, mi vecino me preguntó si se lo podía llevar prestado, pedí permiso a mi compañero y éste me dijo que sí y el juego al devolverlo me vino sin caja. Digamos que gracias a mi vecino Rubén, perdí una gran amistad en mi época del instituto (mi compañero me hizo responsable de la situación y nunca más me volvió a dirigir la palabra). Bueno, volviendo al Wario, al empezar a trabajar acabé comprándo el cartucho por eBay en formato loose (total, ya tenía la caja, los panfletos, el manual y dinero para gasterme en chuminadas). Por este cartucho en loose pagué (con gastos de envío) 7,74 libras en 2007 (3,99 libras el cartucho y 3,75 el envío + seguro). Redondeando podemos decir que en 2007 pagué unos 12€ de la época que a día de hoy equivale a casi 16€. Si tenéis curiosidad, se está vendiendo en loose ahora mismo a 15/20€ sin incluir el envío. Al empezar a trabajar también me compré un Tekken 3, así que si el señor Lozano quiere un reemplazo para su caja que venga a verme a casa.


(Vale que la caja tenga mala pinta, pero la de Lozano estaba igual o peor).


No hay comentarios:

Publicar un comentario