17 años en Internet

29 septiembre 2022

[S39] Memorias de un exgamer: Breath of Fire II (SNES)


     Tenía 13 años cuando me compré el Breath of Fire II. De hecho, fue el primer videojuego que me compré con mi propio dinero, con ese que iba ahorrando haciendo trabajitos en casa y lo hice encima la semana que empezaba la vuelta al cole (estamos hablando de mediados de septiembre de 1996). Creo que pagué casi 13.000 pesetas de la época, que a día de hoy (inflación incluída) equivaldría a 130 euros.

 


    El juego llegó a España por abril de 1996 pero entonces no era normal comprar juegos de lanzamiento y la verdad es que llevaba mucho tiempo ahorrando para comprarlo: Me leía todas las noticias y reseñas que salían en la prensa especializada (recordemos que entonces no había internet en las casas) y me quedaba maravillado con lo que decían: Un juego de rol de gráficos preciosos, muy buen apartado sonoro y con un sistema de noche/día, donde los negocios cerraban o abrían en función de la hora. Parece una tontería, pero pensad que en la época la SNES era el buque insignia de los RPG y Breath of Fire II trajo grandes dotes de inmersión cuando esa consola ya se preparaba para entrar en su etapa final de vida.

 

Era tradición en Spaco "españolizar" distribuciones europeas. En el caso de Breath of Fire añadieron un manual de instrucciones en blanco y negro al castellano sin retirar el original en alemán, francés e inglés. También incluyeron una guía traducida en tamaño A4.

    Ahora bien, tenía una pega muy fuerte: Sólo podía jugarse en inglés y el juego tenía muchos textos. De hecho, es probablemente uno de los JRPG con más texto en todo el catálogo de SNES. Esto hizo que cuando Spaco decidió distribuir el juego por estos lares, se regalara una guía bastante completa en castellano. Aún así, yo con mis trece años, la guía y diccionario en mano, acabé obsesionándome con éste juego. Aprendí mucho inglés gracias a él.

    Creo que me lo pasé tras jugar unas 40 horas y que fácilmente le dediqué el doble sólo por querer levear y obtener todos los finales. Por que sí, el juego tenía varios finales y el  final "bueno" no era muy obvio: Para poder obtenerlo tenías que conseguir salvar a tu padre e invitarle a tu aldea en un evento previo a desbloquear la última mazmorra. Y aquí no valía cargar una partida anterior, la memoria SRAM del cartucho (de esas que se alimentan con una pila CR2032 de reloj) sólo permitía guardar 3 partidas y por lo general todo quedaba en familia: Una ranura para tí, otra para tu hermano y otra de backup por si se lo dejas a un amigo.

    De hecho, cuando llegué a la universidad recuerdo que mi hermano tuvo un berrinche conmigo y su reacción fue borrarme la partida en el juego, dando honor al fondo de página que utilizo en Twitter:

    Imaginaros la cara de mis padres, viendo que su hijo de 13 años jugaba centenares de horas a un juego de rol en inglés en la tele del comedor. Desde su punto de vista aprendía inglés, pero claro, no entendían como me divertía si el juego tenía una frecuencia abusiva de encuentros: Las mazmorras no eran complicadas ni largas, pero cada 4 o 5 pasos tenías un combate. En la época era una forma de alargar muy artificialmente la vida de un juego. Pero lo peor es que la tasa de error en caso de huída era altísimo también: A lo mejor de 10 intentos te escapabas 4.

    Y eso que al principio el juego me dió una impresión negativa: No podías moverte en diagonal (sólo las cuatro direcciones básicas: Arriba, abajo, izquierda y derecha) y encima no podías correr. Y bueno, también había mucha confusión por culpa de que el primer Breath of Fire no salió en Europa: La prensa publicaba supuestos trucos, como el del cameo de Chun-Li dando a entender que salía en éste, por poner un ejemplo bastante conocido (https://www.youtube.com/watch?v=HwTi0PHQXIk).

   Pero a pesar de la mala primera impresión, me vi obligado a darle más de una oportunidad, puesto que en aquella época los juegos debían de durarte meses, ya que no sabías cuándo podrías volverte a permitir otro. Y conforme lo jugaba acabó convirtiéndose en uno de mis juegos favoritos. A día de hoy es el JRPG al que más cariño tengo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario