Más de 11 años en Internet
->No hagas click en esta frase.

18 octubre, 2016

Los juegos de Super Nintendo de Santiago Cañizares

    A lo largo de mi vida he sufrido en mis carnes muchos momentos épicos e irrepetibles. A veces buenos, a veces malos. Y todos esos momentos, en conclusión, me han servido para crecer como persona y poder ir acumulando una larga lista de anécdotas graciosas. Hoy, sin duda, traigo una nueva.

    La novia de mi hermano llevaba desde ayer mandándome un sin fin de mensajes por whatsapp informándome por activa y por pasiva de que ella querría que le consiguiera un mando de NES. Sí, la vieja, la de 8 bits. Y hoy al salir de la oficina, antes de mirar por Amazon o eBay, decidí dar una vuelta por las tiendas de segunda mano de mi barrio: No hay muchas, sólo tres en cuatro kilómetros cuadrados.

    Y fui a una y después a otra... y tras ir de fiasco en fiasco llegué a la tercera: En sus estantes, repletos de decenas de consolas retro y centenares de juegos de generaciones pasadas, una NES (original) y una NASA (clon chino de la NES), ambas con dos mandos. Me sentía como India Jones en frente del Arca Perdida. Y nada más iluminarse mis ojos, salió él, como un resorte, el dependiente de la tienda. Se trataba de una persona joven, muy dialogante, de esas que te responden antes de que acabes la frase. Lo que en mi tierra se conoce como "todo un personaje". Pero un personaje simpático, todo hay que decirlo.

    Le pregunté si disponían de mandos de NES y tras decirme que no me intentó vender diréctamente la consola con sus dos mandos.
- Hombre, tampoco quiero tanto a esa chica. Sería un regalo para la novia de mi hermano, no para la mía.
    Y acto seguido ya me estaba presentando su Amstrad, su Amiga, su Mega Drive II... Sin prisa, pero sin pausa. Total, yo tenía claro lo que quería comprar y en mi casa ya tengo una cantidad considerable de consolas retro. Y seguí con las ideas claras hasta que me puse a ver los juegos de Super Nintendo. Tenían un montón, con caja y a precios "populares". En concreto vi un Stunt Race FX con caja en muy buen estado por 20€.
- ¿Sabes de fútbol? - Me preguntó el dependiente.
- Sí. Sé bastante. - Respondí.
- ¿Sabes quién es Cañizares? - Me volvió a preguntar.
- ¿El portero del Valencia?
- Sí, pues esos eran sus juegos. Todos esos que ves ahí de Super Nintendo, fueron suyos.
    Me encontré desconcertado, entre la incredubilidad y una gran disposición a escuchar una historia alocada de por qué los juegos de Super Nintendo del ex portero internacional Santiago Cañizares acabaron en su tienda.
- ¿Pero va en serio? La verdad es que se ven muy bien cuídados.
- ¿Sabes el Castlevania? Pues ese también estaba y lo vendimos.
- Pues por ese os habrán dado un buen pico y encima de Cañizares.
- Y también tenía juegos japoneses.
- ¿Cañizares con una Super Famicom? - Me costaba mucho de creer.
- Va en serio, son de Cañizares. - Dice otro dependiente que sale de la trastienda y se coloca en el mostrador.
- Sí, nos lo trajo un chico que limpiaba su casa. Los iba a tirar y mira, él nos los trajo.
- ¿Y no los tiene firmados? Yo soy el que le límpia la casa y pido que me los firme antes de traerlos a vender, jeje.
- No, no están firmados.
- Bueno, está bien. Sólo por lo graciosa que es vuestra historia me llevo ese Stunt Race FX.
    Me parecía muy raro que Cañizares tuviera una Super Famicom con juegos japos, pero en fin, no sé que ganarían los dependientes mintiendo, puesto que no se trataban de vendedores ambulantes que saben que no se volverán a topar contigo en la vida. Eran dependientes de una tienda física, cercana a mi casa, que abren su negocio de lunes a sábado y que en caso de que te estafen resultaría muy fácil cantarles las cuarenta. Y encima el precio de sus juegos no estaba inflado. De hecho, el Stunt Race FX me lo llevé por menos de lo que se pide por él en internet y sin pagar ni un euro en gastos de envío:

Cotización actual del Stunt Race FX, con caja y manual en eBay: 25-35€ + gastos de envío.

    Total, que me picó el gusanillo e hice lo que haría cualquier hijo de vecino: Preguntarle a Santiago Cañizares por Twitter. Como veréis, la respuesta no tiene desperdicio.


    Y ahí empezó la guasa con mis amigos: El mismísimo Santiago Cañizares respondío a uno de mis tweets. Desde Madrid puede que no se le tenga que dar importancia a esto. Pero en Valencia no solemos tener futbolistas de la talla de CR7 o Zidane. Cañizares es uno de los futbolistas más grandes que ha pasado por Mestalla. A nadie le importaba ya que el juego que me vendieron como "de Cañizares" nunca hubiera sido suyo, mis amigos y compañeros de trabajo ni siquiera me preguntaron por el nombre de la tienda donde toman al pelo a sus clientes. En cuestión de horas pasé a ser "la persona que habla con Cañizares", aunque la única interacción que he tenido con él sea lo que se ve en esa captura de pantalla.

    Puede que para vosotros os parezca poca cosa. Pero algo tan simple como esto te hace subir escalones en una pandilla cualquiera de Valencia. Hasta el punto que un colega tuvo que desviar el tema con un escueto "pues una vez Alfonso Pérez respondió uno de mis tweets" (sí, el del Betis).

    En fin, por lo menos me llevé un juegazo en perfecto estado por 20€.

1 comentario: