17 años en Internet

19 enero, 2022

Hay un elefante en la habitación

    Hoy Microsoft nos ha sorprendido a todos con la compra de Activision-Blizzard, pagando unos 60.000 millones de euros por el 100% de sus acciones. Nadie lo veía venir y el anuncio se hizo mediante una nota de prensa publicada en la web de Xbox.

    Y bueno, os animo a leer la entrada hasta el final puesto que voy a arrojar varias reflexiones que no creo que vayáis a leer en la prensa. Y de hacerlo seguramente lo harían al cabo de días, semanas o meses. De ahí el título. Y no, no hablaré de los escándalos de Activision-Blizzard.
 


    Y ya, de buenas, como preámbulo, el mero hecho de cómo se ha publicado la noticia es una declaración de intenciones. Primero porque la compra de Activision-Blizzard no la ha hecho el departamento de Xbox, ni la división de Gaming de Microsoft. La ha hecho la propia Microsoft y ésta le ha cedido a la división de Xbox el honor de publicar la nota de prensa en su sitio web. Cosa que también pasó con Bethesda.

     Este hecho, de ceder las notas de prensa a la web de Xbox, tiene una serie de impactos:
  • La primera es que creas al consumidor una imagen fuerte de marca.
  • La segunda y más obvia es que todos los juegos de Activision-Blizzard se vienen al Game Pass.
  • Y la tercera es crear temor a tus rivales. En el mundo sólo hay seis empresas que tienen un valor bursátil de más de un billón de dólares y una de ellas es Microsoft. Y lo que ha sucedido aquí es que estás diciendo a tus competidores que una de las empresas más ricas del mundo te está respaldando. Esto es como aplicar el código Konami en el Contra: Tienes 30 vidas, suficientes como para pasarte el juego.

    Entonces, veréis que cuando hablo de competidores lo hago en plural: Sony es un competidor, pero pensar que es el único rival de Microsoft es no entender el mercado. Está claro que a largo plazo Sony saldrá mal parada con los próximos lanzamientos de Bethesda y Activision-Blizzard, pero la noticia de la compra debería de ponerle los pelos de punta a Valve, Epic, Google y Amazon propietarios respectivamente de Steam, Epic Store, Stadia y Luna.


    ¿Por qué? Muy sencillo: A día de hoy si quieres jugar a un triple A en PC te hace falta un Windows. El gaming en Linux avanza a pasos gigantes, pero a día de hoy la realidad es ésta. Y Windows, ¡sorpresa!, es propiedad de Microsoft, el cual te viene por defecto con el navegador Microsoft Edge instalado y con versiones gratuitas de prueba de Office, Outlook, Skype… Es cuestión de tiempo de que Microsoft decida añadir el Game Pass de serie en su próximo Windows. De hecho, spoiler: YA LO HACE CON WINDOWS 11. Es instalar el sistema operativo y éste te propone hacer uso de una versión de prueba de un mes. De hecho, no me parece causal que estas compras megalómanas se produzcan durante el lanzamiento de un nuevo Windows.

    Imaginaros el panorama: Te compras un PC o un portátil nuevo, lo enciendes y disfrutas de un mes gratis de tu Game Pass, donde podrás jugar al último Call of Duty, al último Halo, al últilo The Elder Scrolls, al último Wolfestein, al último Doom… juegos que por una módica suma al mes no tendrás por qué comprar en Steam o en Epic. Básicamente Microsoft, como auto-editora de juegos, buscará cepillarse a los intermediarios. Porque vale, hay 40 millones de Xbox ONE, hay unos 10 millones de Xbox Series… Pero en un año se pueden vender perfectamente 300 millones de ordenadores personales. E incluso si el usuario decide hacer uso de la prueba gratuita sin renovar, habrá jugado gratis a juegos… Pero por lo menos Microsoft sabe que no habrá pagado dinero a sus competidores para jugar a ellos.

    Y bueno, tras Steam y Epic, el gran damnificado es Google: Tener la posibilidad gracias al xCloud de ofrecer en la nube juegos de Bethesda, Activision-Blizzard, Bandai Namco, Square Enix por 13€ al mes y a una calidad de gráficos y lag mejores que los de la empresa de Mountain View, supone todo un varapalo para Stadia. Me atrevo a decir que hoy acabamos de presenciar el entierro de Stadia, que pese a ser un fiasco comercial Google lleva ya más de un año diciendo que le seguirá dando soporte.

Google tras leer la nota de prensa


    Y faltaría hablar de Luna, ese gran desconocido que está preparando Amazon y que piensa integrarnos en Prime y en Twitch con calzador… Un futuro servicio de cloud gaming que se encuentra en early-access y que por menos de 6 euros te promete jugar Control, GRID y Metro Exodus. Y aunque no lo creáis, aquí puede haber un serio competidor para la próxima década, puesto que Amazon es otra de las seis empresas del mundo con un valor bursátil superior al billón de dólares.

    Vamos, que la noticia de la compra no la tenéis que entender como un ataque a Sony. Está claro que lo es, al fin y al cabo, tras esta compra, Microsoft pasa a situarse en el top tres de empresas de videojuegos con mayores ganancias, por detrás de la china Tencent y de Sony.

    Y sí, acabáis de descubrir otro competidor: Tencent, la cual es propietaria del 40% de Epic, del 100% de Riot Games (League of Legends), del 5% de Ubisoft… y hasta la fecha del 5% de Activision-Blizzard. Puede que el nombre no os diga nada, pero esta empresa china a día de hoy genera más dinero que Xbox y Nintendo.

    Y bueno, con todo ello Sony no puede dormirse. Sería muy cómodo pensar “bueno, tengo un porrón de exclusivos y se venden muchas más PS5 que Xbox Series”. Y razón tiene, pero el argumento en si es engañoso. Existen tres grandes mercados de videojuegos: Norte América (USA, México y Canadá), Europa y Japón… Y el único gran mercado donde PS5 es la consola más vendida es Europa. El gran problema: El mercado más fuerte es el americano y ahí la consola de Sony vende menos que la de Nintendo y que la de Microsoft y en Japón por cada PS5 vendida se venden 15 Nintendo Switchs. Con todo ello no pretendo decir “Sony caca viva Microsoft”, si no que más bien que Sony no se tiene que contentar con los resultados actuales.

    Entonces, resumiendo, hoy Microsoft (que no Xbox) le ha declarado la guerra mucha gente:

  • Mira de reojo a Steam y Epic con un “ahora veréis lo que se avecina, más juegardos en Game Pass y éste viene de serie en los Windows 11”.
  • Le ha “robado” las acciones de Activision-Blizzard a Tencent y ésta debería de estar atenta a la evolución de la Epic Store (puesto que impactará en su bolsillo).
  • Acaba de marcar territorio avisando a Amazon de que tendrá una competencia fuerte en el cloud gaming con un “no sabes dónde te has metido, chaval”.
  • Acaba de rematar a Stadia. Desde Google deben de estar poniendo ya el grito en el cielo.
  • Le ha dado un aviso a Sony acerca de la calidad del “Game Pass” que se rumoreaba que ésta iba preparando: “¿Sacas tu Game Pass? Pues yo tengo todo esto en el catálogo”.
  • Y tras sacar billetera le acaba de decir a Nintendo “oye, ahora mi división de gaming factura más que tú”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario